Edición Impresa
Jueves 12 de Febrero de 2015

Enano, que disfrutes del fútbol

Estas palabras son un deseo.  A principios de 2011, el Enano Diego Buonanotte le pidió casi a gritos a la dirigencia de River que aceptase algunas de las ofertas que llegaban por él porque no podía seguir jugando en el fútbol argentino.

Estas palabras son un deseo.  A principios de 2011, el Enano Diego Buonanotte le pidió casi a gritos a la dirigencia de River que aceptase algunas de las ofertas que llegaban por él porque no podía seguir jugando en el fútbol argentino.

El Enano, que sobre fines de 2009 sufrió un accidente sobre la ruta 65 en el que murieron tres amigos de la infancia, era tildado de “asesino” por los rivales de turno a los que enfrentaba River. Desde entonces, el propio jugador reconoció cargar con una cruz que llevará de por vida. Buonanotte se salvó porque era el único que llevaba cinturón de seguridad y pasó varios días internado con su salud deteriorada.

Cuando salió, buscó volver al fútbol, porque era su profesión pero también un medio para seguir adelante. Aunque eso que rodea, tantas veces añorado cuando los futbolistas argentinos hablan desde el exterior, llamado folclore se le volvió un ambiente hostil, angustiante. Cuatro años después el volante nacido en Teodelina está de vuelta en el fútbol criollo, esta vez para vestir los colores de Quilmes. La tormenta que vivió en 2011 no pasó, sólo menguó y por eso volver a enfrentarse al entorno será un nuevo desafío para él, no sin miedos.

Buonanotte espera que esta vez no se ensañen. Si logra salir airoso, se habrá encontrado con una sociedad algo más madura. Ojalá que sea así. Enano, que disfrutes del fútbol.

Comentarios