Policiales
Jueves 16 de Junio de 2016

En un tiroteo fugaz asesinan a un joven de 29 años en Puente Gallego

Damián Luis Ibáñez terminó tirado junto al Camino Viejo a Soldini con cinco disparos en el cuerpo. Tenía dos hijos y un trabajo estable.

"Fue una ráfaga de por lo menos 30 disparos en cinco minutos. Y después se escuchó salir muy rápido a dos autos, uno para el lado de la vía y el otro hacia Ovidio Lagos. Una moto quedó estacionada en la calle". Así describieron algunos testigos el contexto fugaz pero de extrema ferocidad en el que fue asesinado un joven de 29 años, poco antes de la medianoche del martes en Camino Viejo a Soldini al 3700, en el barrio Puente Gallego. En un indicio claro de que existió un enfrentamiento, otras dos personas resultaron con heridas de arma de fuego por el mismo hecho y permanecen internadas fuera de peligro.

"Estamos abandonados. El alumbrado público es poco, entra una sola línea de colectivos, hay dos contenedores de residuos para todo el barrio y los patrulleros vienen cada vez que pasa algo, después desaparecen. Esta era una zona de gente laburante, pero desde hace unos años la droga y las banditas lo arruinaron", dijeron ayer los referentes vecinales que, por temor, pidieron resguardar su identidad.

Según pudo reconstruir La Capital en la escena del hecho, Damián Luis Ibáñez, de 29 años, casado, padre de dos hijos, operario de la empresa Gafa y afincado a pocas cuadras del lugar, fue ejecutado con cinco balazos: uno en la frente, otro en el cuello y tres en el tórax. Y aunque se deslizan al menos dos hipótesis, las motivaciones del ataque aún son una incógnita.

Algunos dicen haber escuchado a un familiar de la víctima decir a boca de jarro a la policía que se trató de una venganza que provenía de la banda de Los Monos, mientras que otros lo relacionaron con una fatal diferencia con un vecino.

Cinco minutos. Un testigo del hecho indicó que todo transcurrió en pocos minutos, en medio de la quietud habitual de la zona, acentuada por el encierro lógico de las personas atraídas por el partido de la selección Argentina contra Bolivia por la Copa América.

"A las 23.20 comenzaron los disparos y a las 23.25 se terminó todo. Fue una ráfaga de por lo menos 30 tiros. Y después se escuchó salir arando a dos autos", dijo un vecino.

Y aclararon que fueron avistados un Chevrolet blanco (sería un Cruze o un Corsa) escapar al oeste por el camino a Soldini y un Fiat Palio negro con un vidrio trasero roto y una persona herida a bordo, que salió hacia Ovidio Lagos.

Amenazas. Junto a la zanja quedó el cuerpo perforado de Damián. Como un vecino había llamado al 911 mientras escuchaba el tiroteo, no tardó en llegar un móvil policial. "El patrullero llegó a las 23.27, le dijimos para dónde habían escapado pero en vez de seguirlos se quedaron acá", refunfuñaron otros testigos. A las 23.45 llegó una ambulancia del Sies, pero Ibáñez estaba sin vida.

Un residente de la zona recordó que a pesar de estar en fuga, el conductor del Palio tuvo tiempo de cruzarle el auto a un colectivo de la línea 131 y amedrentó al chofer para que no dijera nada, ya que habría sido testigo de la balacera. "No son autos de la zona, aunque todo el mundo los conoce porque desde hace un tiempo que merodean por acá", tiró otro residente del barrio.

A los pocos minutos llegó a la escena del crimen José Luis Ibáñez, el padre de Damián, que reconoció el cuerpo del muchacho que residía a sólo tres cuadras de donde cayó muerto. Según las referencias era "un buen pibe, con un trabajo estable en la empresa Gafa".

Por protocolo, sobre la medianoche los médicos del hospital Roque Sáenz Peña dieron aviso a la Fiscalía que Alejandro M. ingresó con heridas de arma de fuego en la cintura y el hombro izquierdo y quedó en estado reservado. En el mismo hospital fue asistido Franciso F. con heridas de arma de fuego en un muslo, la mano izquierda, tres balazos en el brazo derecho y dos en el abdomen. Por su estado fue derivado al Heca.

El fiscal de Homicidios Adrián Coria interviene en el caso y ordenó una serie de medidas que buscan establecer si esos heridos tiene conexión con la muerte de Ibáñez. Aunque no surge de la descripción que hacen los vecinos, desde la Fiscalía confirmaron que Ibáñez fue encontrado al lado de un Fiat Palio que fue secuestrado y peritado. Un preinforme indica que el vehículo, que según testigos primero se puso en fuga, presenta múltiples disparos de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera.

Comentarios