la_region
Jueves 06 de Octubre de 2016

En un día deportaron a tres chinos y hay una veintena con similar trámite

Llegan al territorio nacional por pasos ilegales, viajando por países como Bolivia, Ecuador y Brasil que no les exigen visa

Tres ciudadanos chinos que habían ingresado al país en situación irregular y estaban como migrantes ilegales en la provincia de Santa Fe fueron deportados el lunes pasado a través del aeropuerto de Ezeiza. Estos forman parte de un grupo de alrededor de 20 extranjeros, principalmente originarios de aquel país asiático, permanecen retenidos mientras se labran las actuaciones administrativas. Así lo reveló a LaCapital el titular de la delegación Santa Fe de la Dirección Nacional de Migraciones, Germán Pugnaloni, quien explicó que todos los casos fueron fruto de operativos realizados mayormente en la ruta 34, el puente Rosario-Victoria, y en domicilios y comercios de Rosario. Se sospecha que podría haber organizaciones delictivas que se ocupan de este tráfico de personas, algo que investiga la Justicia Federal de Rafaela y Santa Fe.

El funcionario señaló que "se produjo el lunes la expulsión de los primeros tres ciudadanos chinos desde Ezeiza a su país de origen, y forman parte de un grupo mayor de unos 20 casos que detectamos en lo que va del año en territorio santafesino", e indicó que "estamos alrededor de las 200 ó 250 personas en todo el territorio nacional en esta situación", chinos en su gran mayoría.

"Nosotros hacemos operativos habitualmente de control de permanencia, y en esos operativos lo que intentamos detectar es cualquier situación de irregularidad migratoria, que principalmente son ingresos por pasos no habilitados o gente sin la documentación indicada", explicó.

Controles. "Trabajamos desde comienzos de año con las fuerzas federales, y en el territorio de Santa Fe se vienen haciendo muchos controles de rutina, en la ruta 34 y otras que vienen del norte, donde se detectaron unos 20 casos de personas chinas que no tienen ingresos regulares al país porque no se registraron por un paso habilitado, y en muchos de esos casos además poseían documentación falsa, ya sea con un sello apócrifo o también con certificados de residencia precaria apócrifos también", relató Pugnaloni.

Según contó, "se viene verificando un tránsito importante de extranjeros que pasan por la provincia hacia Capital Federal, pero que se quedan en las ciudades más grandes como Rosario o Santa Fe", y detalló que "se detectaron en Rafaela, Sunchales y en Rosario ciudadanos chinos que circulaban en autos particulares o colectivos de línea, y que no tenían los ingresos certificados".

En los casos en que detectó documentación apócrifa se hicieron las denuncias a la Justicia federal, y en mayoría de los casos se solicita a la Justicia "la retención de esos individuos, que no es detención, porque no hay comisión de delito, pero sí es una infracción a la ley migratoria", explicó. Y abundó: "Agotadas las vías administrativas, donde pudieron ejercer su derecho a defensa, se saca una resolución de expulsión del país, y en esos casos se solicita a la Justicia la retención de la persona a los fines de la expulsión".

Pugnaloni enfatizó que "no tenemos a estas personas presas, sino que lo que hace Migraciones es pedir la retención para la expulsión", y que "en estos casos están retenidas en dependencias de Gendarmería o Vialidad Nacional y eventualmente podría ser también en Prefectura, pero se las mantiene separadas de cualquier otra persona sospechada de comisión de delitos".

Vía de ingreso. La vía de ingreso de estas personas indocumentadas, señaló, es a través de Ecuador o Bolivia, que no exigen visado a los ciudadanos chinos (Argentina sí lo requiere), y desde allí cruzan al país por Salta, o bien Misiones, previa circulación por Brasil, en todos los casos por "pasos fronterizos no habilitados".

Ante todo este movimiento parece razonable sospechar de la existencia de una estructura delictiva que brinde la logística a todos estos desplazamientos. El titular de la delegación Santa Fe de Migraciones señaló que "podría haber organizaciones de tráfico de personas que se aprovechan de la situación de esta gente, y que podrían estar cobrándoles", por lo cual "lo denunciamos a la Justicia federal y hay investigaciones en curso en las Fiscalías de Rafaela y la de Santa Fe".

El delegado local aclaró "la ley de migraciones data de 2004 y este gobierno trata de cumplirla estrictamente, porque somos un país abierto pero conforme a derecho: las fronteras no pueden ser tierra de nadie".

La ley prevé que las únicas personas detectadas ilegalmente que se podrían quedar en el país son aquellas que ya tengan un familiar directo residiendo legalmente, que es uno de los llamados criterios de radicación.

"Un ciudadano chino necesita una visa para entrar a Argentina, es decir avisar que va a venir al país con un fin determinado, pero contrariamente llegan a través de países que no les piden visa e ingresan por un paso no oficial", insistió.

Comentarios