Cartas de lectores
Lunes 29 de Agosto de 2016

En tiempos de precampaña

Tiempo de precampaña, única vez que quizás tenga uno oportunidad de estar cerca de los candidatos.

Tiempo de precampaña, única vez que quizás tenga uno oportunidad de estar cerca de los candidatos. Sonrientes ellos, con un niño en los brazos, un anciano, un mate, simulando una proximidad que de hecho jamás se producirá una vez que se atornillen en sus cargos (ni hablar de las promesas que nunca se cumplen). Hace 25 años que regresé a la Argentina y como soy una persona con conciencia social, o sea me involucro en lo que es el bien común (y la depredación del mismo) me vi en la necesidad de recurrir a los que supuestamente nos representan. Infranqueables, totalmente inaccesibles. La lista es larga y sí la menciono. No pude acceder porque no me concedieron una entrevista a lo largo de años. A Daniela León antes de ser presidenta del Concejo, los "asesores no me lo permitieron", a Sukerman, a Poy, y en este lado de la historia a Celeste Lepratti, llamé seis veces al bloque y aún estoy esperando respuesta. A Hugo Toniolli, quien sí se ocupó del tema de la basura inicialmente, pero cuando solicité una entrevista no se me concedió. A Jorge Boasso cuyo secretario me dice que "el señor Boasso no está dando entrevistas". Sí me recibió Salinas del bloque de Ciudad Futura, pero no volví a saber de él, también Miatello, con el mismo resultado, o sea , ningún "feedback" de los casos presentados que fueron específicos y con documentación. Una experiencia amarga fue la que tuve con el señor Gago, creo que es el presidente del bloque del partido del diputado Cavallero, con quien hablé personalmente y concretamos una entrevista para un jueves, a las 12 horas. Al ver que no podía llegar a tiempo para tal hora tomé un taxi que me costó 100 pesos. Cuando llegué fui recibido por un jovencito que dijo ser el "asesor" y sólo me dijo que Gago no estaba. Hablando de integridad. Los diputados no se escapan de esta política aislacionista. Ante la insostenible situación que los hospitales provinciales padecen, y con una lista específica de inminentes cambios, fui a ver al señor Urruti y hablamos del tema. Él prometió sacar fotos. Pasó el tiempo y al no tener una respuesta me dirigí por carta un par de veces, instándolo a que me respondiera. Jamás lo hizo. Intenté contactarme con Rubeo, pero tampoco me concedió entrevistas. Recuerden "Los hombres son como la hierba del campo, hoy están y mañana desaparecen". Y Dios los está observando, aunque no lo crean.

Myriam Koldorff

El drama de Rosario

En Rosario desde hace tiempo se desató una guerra, de un lado soldados de la maldad empuñando armas de cualquier calibre, apuntan, disparan y matan. Del otro lado, ciudadanos que jamás optaron por la violencia, Caminan con el corazón pintado de blanco. Estos constructores de paz no saben cómo defenderse, no poseen trincheras para evitar la muerte. El pasado jueves miles miraron para atrás y se dieron cuenta de que otros miles están ausentes para siempre. Ese día existió un llanto, nació un grito, se encendió una antorcha que divulgará luz en lugares oscuros de poder que miraban para otro lado con el cerebro indiferente. Rosario se despertó de un letargo prolongado. Se dio cuenta de que si no grita, si no rompe cadenas de apatías e insensibilidades, será herido de muerte en esta guerra que la iniciaron algunos. Por deshonestidad, por ineptitud, por maldad o por ser adictos a la violencia y a las gotas de sangre.

Miguel Faes

DNI: 20.052.796


Lorca y Servini de Cubría (II)

Muy tímidamente le pregunto a la jueza Servini de Cubría si podrá investigar cuándo, cómo y quién fue el gato que cuando yo tenía siete años de edad se comió mi canario y me hizo llorar una semana entera, además, qué pensara de esto el señor Bertini, empresario de mi ciudad a quien en una entradera le mataron un hijo en 2014 y aún no hay ni un solo detenido por ese crimen abominable. Lo veo hablar por TV a Sergio Massa y me recuerda a mi profesor de francés cuando nos hacia reír mientras nos enseñaba, diciéndonos "je ne suis pas content, je suis triste, ma femme parle, parle, parle" (No estoy contento, estoy triste, mi mujer habla, habla, habla). Si Cubría, con los problemas que tiene la Argentina, resolviera el caso de Federico García Lorca, después de 80 años, dudo de que quede alguien vivo de esa época para aprovechar semejante investigación. Qué sería nuestra vida si no existieran los políticos y así poder vivir sin tener que bancarnos sus interminables monólogos, absolutamente vacíos y faltos de lógica, pero sí repletos de delirios tremens y disparates inconcebibles, de ambición por el poder, los blasones y la figuración, y en una de esas con las puertas abiertas para el choreo indiscriminado. Basta verle el semblante y la mirada a Massa (no es el único) para que se entienda lo que trato de decir o graficar. Como hubiera sido nuestra vida si desde el 83 no hubiéramos tenido la "demodesgracia" que fue todo ese tiempo el kiosquito de los políticos, porque, podrán odiarme, pero nadie podrá negarme que la democracia para el país y nuestro pueblo fue todo materia de desgracias y maldiciones menos una bendición. Si todos los ciudadanos decentes de buena voluntad pudiéramos decirles a nuestros políticos, "no, gracias, no queremos vuestra ayuda, nos arreglamos solos".

DNI: 11.270.762


De Chabuca a la 2ª Guerra Mundial

Cuando agosto comienza a levantar los anuales pañuelos de adiós, septiembre se prepara aquí para recibir la llegada triunfal de la primavera. Ese mes no sólo es considerado por su romántico abrazo a la estación primaveral, sino porque en su cíclico reinado ocurrieron hechos trascendentes para la historia mundial. Por citar unos pocos ejemplos, en septiembre de 1920 nació en Perú María Isabel Granda, la genial "Chabuca", autora del mundialmente famoso vals "La flor de la canela"; y antes en 1828, había nacido León Tolstoi, el célebre novelista ruso. El mes nueve tiene efemérides luminosas, como la del nacimiento de la pianista alemana Clara Wieck Schumann, ocurrido el 13 de septiembre de 1819 en Leipzig, y trágicas como las del 11 de septiembre de 2001, cuando un ataque terrorista destruyó las "torres gemelas" del World Trade Center de Nueva York. Acontecimientos espaciales, inicios de confrontaciones bélicas, presentación de dispositivos tecnológicos, nacimientos y fallecimientos de personalidades del vasto universo cultural, son encontrados en el capítulo de las efemérides de septiembre. Pero creo que el suceso más importante que ostenta ese mes, es el del 2 de septiembre de 1945. En efecto, ese histórico día se firmó la rendición que puso fin oficial a la Segunda Guerra Mundial, por parte del imperio de Japón; el memorable acto tuvo lugar a bordo del acorazado USS Missouri BB-63 de la armada estadounidense anclado en la bahía de Tokio. Finalizaba así la Segunda Guerra Mundial; una pesadilla que durante seis interminables años tuvo en vilo a la opinión mundial, ensangrentó Europa, el norte de Africa y Japón, y dejó la dolorosa impronta del Holocausto judío; en resumen, cerca de 60 millones de vidas masacradas por la sinrazón. El 2 de septiembre de 1945, día de la rendición japonesa, no suele ser recordado mucho; pero habría que tenerlo bien presente para que nunca tenga que haber otra jornada igual, ni en septiembre ni en ningún mes del año.

Edgardo Urraco

DNI: 6.042.889


Grave crisis de inseguridad

Ante la gravedad de la crisis de inseguridad, impartición de justicia y ausencia de garantías en la protección a los derechos humanos que vive la Argentina, y específicamente, ante la lamentable ola de robos, muertes y arrebatos, expresamos la solidaridad con todas las víctimas de los últimos años, y exigimos al Estado argentino castigar a los responsables y reformar la estrategia de seguridad para que esto no vuelva a ocurrir. En congruencia con esta preocupación, los ciudadanos podemos generar un documento con recomendaciones tangibles y precisas para lograr cambios inmediatos a nivel institucional. Propuestas, que exigen colocar a los derechos humanos como una prioridad real en la agenda del estado argentino de forma efectiva y no sólo retórica, como hasta ahora. Sin el respeto a las garantías individuales, cualquier proyecto de nación seguirá siendo comprometido o postergado. Hay ejemplos de ello en todo el país. Es momento de reabrir el debate, transformar lo que no funciona y trabajar en conjunto para una gran reforma en la seguridad y justicia argentina, hasta ahora inexplicablemente postergada. Urge reducir los altos niveles de corrupción, criminalidad e impunidad. Exigimos mejorar inmediatamente la calidad y las competencias de las fuerzas de seguridad pública; pero hacerlo en el marco de la protección de los derechos humanos y la reducción de la violencia, sin postergar la transparencia, rendición de cuentas y el aprendizaje de las mejores prácticas internacionales. De fondo, pretendemos reabrir la discusión pública sobre lo mucho que está fallando en la Argentina. Queremos romper esta inercia, pasividad y falta de liderazgo. Sentar un piso mínimo de ideas que permitan mejorar la seguridad pública a través de cambios en las instituciones encargadas de la prevención de la violencia, y las entidades de procuración e impartición de justicia. Conscientes del nivel de complejidad del problema, invitamos a que grupos de académicos y líderes sociales se organicen para retroalimentar los documentos que se presenten. La tarea es inmensa. No lograremos avanzar sin una gran alianza. En momentos tan difíciles como los que vive Argentina es tiempo de nutrir la legítima protesta con la propuesta. Aceptar lo que ha fallado y abrir un debate para transformar lo que tanto nos duele y nos aqueja. La Argentina es responsabilidad de todos. Con profundo amor por el país, estamos en condiciones de generar nuestro primer aporte para lograr un país más próspero, seguro y justo para todos.

Federico Wacker

DNI: 17.026.130


Resignación ante los robos diarios

Hace unos días, al salir de un curso, a las 22, frente al Club Universitario, avenida del Huerto al 1000, me encontré con mi auto sin las dos ruedas del lado izquierdo, pero lo bueno fue que me dejaron el gato. Rosario, ciudad segura.

Ariel A. Amato


Que se contagie el gesto

Seño Lali Cardoso, del jardín maternal de calle Mendoza, sólo quiero agradecerle eternamente su actitud que me parece un gesto de amabilidad, honestidad y simpatía de su parte que haya devuelto mis objetos personales. Los había perdido en un taxi pasada la medianoche anterior. Merece este reconocimiento debido a que usted es una simple señorita y no hay dudas de que es una excelente persona. Sus niñitos van a aprender de sus valores. Gracias Lali, las cosas buenas merecen ser reconocidas también. Que la gente se contagie más de estas personitas y sus gestos.

Erika Narvón


Comentarios