Edición Impresa
Martes 15 de Noviembre de 2011

En silencio

Lejos, lo mejor de Manu Chao fue Mano Negra. Ya sé, esto que escribo es pura subjetividad. Mientras escucho un mp3 del disco "A History of Now", de los hindúes-británico Asian Dub Foundation. Quiero decir, nada es casual.

Lejos, lo mejor de Manu Chao fue Mano Negra. Ya sé, esto que escribo es pura subjetividad. Mientras escucho un mp3 del disco "A History of Now", de los hindúes-británico Asian Dub Foundation. Quiero decir, nada es casual. O podría estar escuchando, nostalgioso, a los Public Enemy, contemporáneos de la banda del francés políglota. Sonidos caóticos que me remiten a Mano Negra, que supo reescribir el punk inventando la patchanka, un ritmo creado por el francés de sangre gallega y de herencia mitad africana mitad latina. Es como decir, las reglas del sonido del ghetto, con sus rimas combativas, su activismo social y una actitud revolucionaria ¿El resultado?: un licuado atómico de rock que en escena podía estallar gracias a la temperatura corporal de los espectadores. El Manu Chao solista heredó algo de este sonido y parte de ese público también. Y siguió siendo un tipo con una palabra, una opinión para nuestra América, una declaración a la prensa contra el establishment... Lástima que hoy cuando Europa -su continente- parece explotar de tanta indignación, eligió no abrir la boca.

Comentarios