Edición Impresa
Martes 16 de Julio de 2013

En mi casa mando yo...

Ellas ya forman parte de las noticias. Sí. Las esposas, novias o compañeras, más allá del rótulo que corresponda, gravitan en el futuro profesional de los jugadores de fútbol.

Ellas ya forman parte de las noticias. Sí. Las esposas, novias o compañeras, más allá del rótulo que corresponda, gravitan en el futuro profesional de los jugadores de fútbol. Y si bien tal vez haya sucedido siempre, en la actualidad es más evidente. Quizás en el siglo XX por una cuestión machista se haya disimulado y su incidencia no trascendía las fronteras del hogar. Pero ahora sí. Alguna frase hecha masculina rezaba "los pantalones largos los llevo yo", y si bien la historia se encargó de desmitificar y modificar ciertas creencias, todo parece indicar que en el fútbol los pantalones cortos lo llevan ellos, pero ellas definen o inciden en la elección de los colores.

El avance progresivo de las parejas de los jugadores es bastante evidente. Porque si bien algunas de las mujeres provienen del ámbito del espectáculo o se hicieron mediáticas por dicha vinculación con el fútbol e incluso trabajan en los medios de comunicación, muchas aparecieron en el vaivén informativo por sus opiniones en defensa de sus esposos o novios.

Como lo hizo recientemente Romanela Amato, la esposa de Javier Saviola, quien defendió públicamente al delantero de aquellos hinchas de River que lo fustigaron porque no vuelve al club. "A los pelotudos púberes hinchas de River que están haciendo campaña para silbar a mi marido, a ustedes les cuento que cuando andaban en pañales River salió campeón con él", escribió en una red social. Pero fue por más: "Que ahora no pase nada no es culpa de él, así que shhh, antes de silbar, Wikipedia dale?".

Pero a este escenario de mayor protagonismo público por partes de ellas, se suma esta modalidad que apareció en el mercado de pases, donde ya son varios los casos en los que son aludidas como quienes definen el destino del refuerzo pretendido. "La esposa de Carlos le dijo a la esposa de Mariano que no vaya, y finalmente el pase no se hizo", fue el argumento que esgrimió el agente de un defensor para justificar el cambio de club a último momento de su representado.

La señora de otra zaguero, de mayor trascendencia porque regresa de Europa tras varios años en España, se cruzó recientemente vía red social con los hinchas del club que lo vio nacer por haber elegido a uno de Buenos Aires, y el intercambio verbal fue poco cordial. Y por momento hasta banal.

Así, la esposa de un volante de mucha experiencia evalúa por estas horas qué propuesta aceptará, porque gravita un curso artístico para la elección, de acuerdo a lo expresado por su propio representante.

Así los casos hoy se multiplican, dejando en el recuerdo el llamado amenazante de la esposa de un legendario defensor a la redacción de Ovación exigiendo que no se publicara el monto del contrato de su marido por considerarlo "frívolo y peligroso".

Algo está cambiando en el fútbol. Ya no deciden ellos. Parece que ellas juegan solas. O al menos tienen la última palabra para saber dónde jugarán ellos. Si bien la pelota no se mancha, se pasea de la cocina al comedor hasta terminar en la cancha.

Entonces está claro que el fútbol ya no es cosa de hombres.

Comentarios