La ciudad
Viernes 17 de Junio de 2016

En los dispensarios de los barrios ya no quedan más vacunas antigripales

Confeccionan listados con personas que integran grupos de riesgo para que sean inoculadas ni bien lleguen las dosis

"Vacuna antigripal: sólo embarazadas y bebés de 6 meses a dos años, sin excepción", advertía ayer un letrero manuscrito colgado la puerta del Centro de Salud Paulo Sexto, de Génova al 7200. Pegado debajo, otro cartel advertía sobre el faltante de dosis y que no había fecha de reposición.

Más o menos la misma leyenda exhibían otros muchos consultorios de atención primaria donde esta semana la vacuna antigripal empezó a escasear y, en algunos casos, la posibilidad de reponerlas se presentaba como incierta. En el medio, mamás con niños pequeños o personas con patologías como diabetes, enfermedades respiratorias o cardíacas ensayan distintas estrategias para lograr protegerse.

El martes pasado, el ministro de Salud provincial, Miguel González, reconoció dificultades para extender la campaña de vacunación antigripal. En las próximas semanas, sostuvo, llegarán a los centros de salud y hospitales públicos las últimas 50 mil dosis, de las 500 mil que se comprometió a enviar el gobierno nacional. Y apuntó que si bien se realizaron gestiones para lograr refuerzos, aún no existe certeza sobre la posibilidad de nuevas remesas.

La directora de Promoción y Prevención de la Salud, Andrea Uboldi, confió que la semana que viene se empezarán a remitir las últimas vacunas a los centros de salud en función de un padrón elaborado por cada efector (ver aparte). Las farmacias y vacunatorios privados hace semanas que no tienen stock.

Versiones. Frente a esa situación, y a una demanda de vacuna que resultó más abultada que años anteriores, en los centros de salud barriales se escuchaban ayer diferentes versiones sobre cómo, cuándo y a quiénes se seguiría vacunando.

En el vacunatorio del centro de salud Débora Ferrandini, de Provincias Unidas 150 bis, al lado del Centro Municipal de Distrito Noroeste, se esperaban las nuevas dosis para la semana próxima. Según profesionales del dispensario, las vacunas se repartirán entre las personas que pertenecen a grupos de riesgo "que ya son conocidas, porque consultan a los médicos y retiran su medicación en la farmacia" del dispensario.

Allí la ausencia de vacunas, tanto pediátricas como para adultos, lleva una semana. De todas formas, según destacaron los agentes de salud, el 85 por ciento de las embarazadas y los niños que se atienden en el lugar ya fueron inmunizados contra la gripe A.

"El año pasado a esta altura no teníamos esa cobertura", señalaron y especularon en que "sembraron más conciencia" el adelantamiento de la epidemia y el fallecimiento a principios de mayo de un profesor de 33 años que contrajo gripe A.

A los pacientes del centro de salud Paulo Sexto no les daban ayer certezas de cuándo recibirían la vacuna. Sí, en cambio, se les comunicaba que sólo se inmunizaría a embarazadas y niños de seis meses a dos años.

Paola Cerdá es mamá de un bebé de 7 meses y desde hace un mes está esperando para vacunarlo. "Ya no sé cuántas veces he venido. Nos dicen siempre que la vacuna ya va a venir, pero nunca llega", se quejaba ayer y advertía "que lo mismo pasa con la leche".

Muchos intentos y colas. La vacuna antigripal está indicada para prevenir complicaciones por gripe en grupos de riesgo como el personal de salud, embarazadas, puérperas y los mayores de 65 años. También, los niños de entre 6 y 24 meses y las personas de entre 2 y 64 años inclusive con factores de riesgo, como enfermedades cardíacas, respiratorias o renales crónicas, inmunodepresión, diabetes y obesidad.

Rosa Pacheco y María Alomar conversaban ayer mientras esperaban ser atendidas en la enfermería del centro de salud Juana Azurduy, de Fraga 1087 bis. Rosa Pacheco está embarazada de siete meses y, según contó, logró recibir la vacuna antigripal después de recorrer varios centros de salud. "Me tuve que ir hasta Roullión y Seguí", recordó la mujer que vive en Empalme Graneros.

María no tuvo la misma suerte. Su chiquito de 2 años es alérgico y sufre broncoespasmos, por lo que el pediatra le recomendó la vacuna. "Pero todavía no puede conseguirla. No hay en los dispensarios, las farmacias ni en el Hospital de Niños. En todos lados me dicen que hay que esperar", comentó.

Los responsables del vacunatorio del centro de salud Ceferino Namuncurá, José Ingenieros 8500, pidieron hace dos días que se reponga el stock de vacunas antigripales. "Aún no las mandaron y no sabemos cuándo lo harán", apuntaron ayer y estimaron que recién cuando lleguen las dosis recibirán las circulares que indican cómo repartirlas.

"La demanda es muy grande. Hay personas que han venido ya tres o más veces para vacunarse", apuntaron y agradecieron la comprensión de sus pacientes, "que están acostumbrados a esperar" ya que el dispensario "es el único lugar que tienen cerca para recibir atención médica".

Comentarios