mas
Domingo 22 de Mayo de 2016

En las antípodas del desencantamiento

El próximo viernes, en el parque España, Sebastián Riestra presenta Rémora, texto que rompe con el canon poético de la época y a través de una experiencia personal termina dándole palabras al dolor del lector.

El próximo viernes 27 de mayo, a las 19.30, en el Túnel 4 del Centro Cultural Parque de España (CCPE) el escritor y periodista rosarino Sebastián Riestra presentará su último libro de poesía, Rémora, editado por Ciudad Gótica.

Acompañarán a Riestra en el acto el narrador Marcelo Scalona y la periodista Rosario Spina. Cerrará la presentación con su música el destacado tecladista Claudio Cardone, quien durante largos años brilló en la banda de Luis Alberto Spinetta.

Sobre el libro, dijo el crítico Roberto Retamoso: "Rémora es todo lo contrario de lo que reclama el canon imperante en la poesía argentina de las últimas décadas. Lo es porque se permite asumir el discurso poético como un discurso altamente subjetivo, que habla de aquello que siempre habló la poesía, desde tiempos milenarios e inmemoriales: el amor. El cinismo, la actitud desencantada de la poesía canónica, deben leerse en clave política: son, brutalmente, la manifestación de un espíritu que no desea la modificación del actual orden de las cosas. Por ello esa poesía no pretende lograr nada por medio de sus palabras, dado que la dimensión y los aspectos pragmáticos del habla son algo de lo que abjuran y descreen. Rémora, por el contrario, cree en el poder de las palabras porque está en las antípodas del cinismo y el desencantamiento. Y por ello puede afirmar, con convicción, como lo hace en el poema 48 de la primera parte: «Lo que escribí lo escribí / para que no fueran palabras»".

Mientras, Beatriz Vignoli aseguró en Rosario/12 que "no solamente de amor y ausencia, sino de construir una ausencia y amorosamente sostenerla como espacio literario y vital, trata este libro, que dice: «En la casa de tu ausencia/ me he sentado a escribir». En torno a ese agujero por donde todo se escurre (todo menos la literatura), las palabras del poeta a la ausencia de la amada van entramando con gran solidez su andamiaje, forjado no sólo en la más noble tradición poética de la lengua materna sino en lecturas de poesía modernista en idiomas extranjeros (resuena Ezra Pound, con aquel «Listen, listen to me» de su canto a la ciudad de Nueva York). Y las letras de rock (Riestra nació en 1963) están presentes en los epígrafes. Al fuego lento de la lucha por no olvidar cierta dicha efímera, se cuece una obra de calidad y contundencia supremas. No hay aquí ningún poema cursi ni mediocre, y sí muchos versos memorables".

Concluye Vignoli: "En uno de los poemas, se le reprocha a la musa su silencio. ¿Y si hubiera respondido? Posiblemente no existiría este magnífico libro, continuación de aquel que fue una misiva no contestada. Es contra un silencio como ese que se escriben libros como este. ¿Cabe suponer una redención por la literatura, por la buena literatura? Porque no es fastidio ni indignación lo que provoca Rémora, sino empatía y piedad. La exhibición descarnada del propio sufrimiento, propia de quien está sumido en la melancolía, termina dando palabras al dolor del lector. La resonancia universal que adquieren estos textos tan íntimamente personales se debe a la impersonalidad que obtienen de su inscripción tan lograda en la tradición poética occidental, y también a que la falta es constitutiva y el objeto perdido es estructural, en todos".

Sebastián Riestra publicó El ácido en las manos (1991), El porvenir de los muertos (2002), Clitoriana (2003), Romero (2004) y Lunita rosarina (2010). Fue incluido, entre otros textos antológicos, en La única ciudad (1992) y La Plata Spoon River (2014).

Escrito entre 2004 y 2015, Rémora es la continuidad y conclusión de Romero.

Comentarios