Edición Impresa
Viernes 15 de Febrero de 2013

En la Copa no alcanza con nombres

No alcanza con ser un equipo de renombre. No influye tanto tener algunos nombres como protagonistas.

No alcanza con ser un equipo de renombre. No influye tanto tener algunos nombres como protagonistas. No sirve creer que con ser local los tres puntos están asegurados. No existen partidos fáciles. No hay rivales accesibles. No es correcto hacer números antes de conseguirlos. Se necesita un equipo. Un juego en conjunto. Una determinación para ir de a poco. Creciendo. Además, las etapas son muy distintas. Hay que entenderlo. Es preferible empezar regular a ir por todo de arranque. La Copa  Libertadores no es el torneo local. En ella juegan los mejores equipos de cada país. Por algo se clasificaron. Y por más que los torneos domésticos de cada uno de ellos no tengan la trascendencia del certamen argentino, casi todos los clasificados son  para tenerles respeto. La historia reciente es la que vale. Ya no es un trámite llegar a semifinales y que en ellas se encuentre a los clubes históricos. Ese lugar lo ocuparon equipos que se dedicaron a jugar la Copa en serio. Y en la actual Libertadores ya se vieron las  primeras sorpresas. La derrota de Boca en la Bombonera ante Toluca, la caída de Vélez en Ecuador ante Emelec, el triunfo apretado de Peñarol en Chile (sobre Iquique) y el empate en Montevideo de Nacional (con Barcelona de Ecuador). A tomar nota y  tenerlo en cuenta.

Comentarios