Ovación
Lunes 30 de Mayo de 2016

En el rearmado de Central se manejan posibles bajas

Coudet debe poner manos a la obra en la conformación del equipo para la próxima temporada y además de la llegada de refuerzos aparecerán nombres a los que el técnico podría no tener en cuenta.

"No, aún nada. Para eso habrá que esperar un poquito porque también habrá que ver qué pasará con el plantel, porque la idea es que se queden todos", respondió Coudet ante la consulta de Ovación sobre el tema refuerzos y el rearmado del nuevo plantel.

—¿Todos o sólo la base, porque muchos no rindieron?

—Uno apoya y confía en el grupo. Después está el tema de lo que pueda llegar a querer cada uno.

Apenas un extracto de la entrevista ("Habrá cambios importantes" fue el título) que Ovación mantuvo con el DT ni bien les informaba a los dirigentes que iba a continuar. Pero la idea de ese "que se queden todos" está por verse. Es que la continuidad del Chacho como entrenador canalla impondrá seguramente algunos replanteos y toma de decisiones importantes en lo que será el armado del futuro plantel. Porque así como habrá jugadores que llegarán como refuerzos, habrá otros a los que el DT podría no llegar a tener en cuenta teniendo en cuenta el bajo nivel o la escasa participación que tuvieron en los últimos meses.

Tal vez sea demasiado prematuro, pero ya hay nombres en los que se deberá trabajar y que, se intuye, podrían no seguir en la institución, siempre y cuando se llegue a un acuerdo con la rescisión de los respectivos contratos. Gustavo Colman (en la madrugada de ayer sufrió un accidente automovilístico, ver aparte), Rodrigo Battaglia, Mauro Cetto y Paulo Ferrari serían algunos de los nombres que podrían no continuar. César Delgado debe renovar para seguir, pero es uno de los que estaría en una situación similar. En ese grupo habría que incluir a Pablo Alvarez, en lo que sería un alejamiento de otro tenor.

En el fútbol suelen respetarse algunos tiempos, pero muchas veces anticiparse a la jugada implica acelerar ciertos procesos. En este caso, difícilmente Coudet esperará juntarse con el plantel el próximo 21 de junio y recién allí decidir qué jugadores no tendrá en cuenta. ¿Está la chance de que continúen todos? Está. De hecho se expresó de esa manera. Pero difícilmente ocurra.

Esto marca en algún sentido la intención de reparar algunos errores que pudieron haberse cometido (los hechos demuestran que sí) en las decisiones que se tomaron en el último libro de pases, en el que llegaron varios futbolistas y no todos rindieron en la medida que se esperaba.

Battaglia y Cetto son dos de los que llegaron hace apenas unos pocos meses. Los dos tuvieron muy poca participación. El defensor porque debió lidiar con una lesión que sufrió en la pretemporada y de la que le costó salir, más allá de que cuando se repuso tenía por delante a dos jugadores en un gran nivel, como Alejandro Donatti y Javier Pinola. Cuatro participaciones en el torneo local (todas desde el primer minuto) y un gol es el antecedente del Colo en estos meses desde su retorno al club.

Lo de Battaglia también fue pobre. Actuó en cuatro partidos en el campeonato doméstico y en sólo uno de ellos (Arsenal) fue titular. Encima se fue expulsado. En la Copa Libertadores jugó uno y desde el arranque. También fue víctima de una importante lesión en el tobillo, lo que retrasó su puesta a punto, pero cuando tuvo la chance tampoco la aprovechó. Ambos firmaron contrato hasta junio de 2017, por lo que de haber una decisión de esa magnitud por parte del entrenador las negociaciones podrían encerrar un grado de dificultad.

Colman tiene seis meses más en el club, pero el contrato que se fir-mó en enero tiene una cláusula de rescisión unilateral de cualquiera de las partes. Esto es, si Central decide interrumpir el vínculo puede hacerlo. El rendimiento no lo ayuda demasiado. En estos meses se esperaba que el ex Chacarita diera un salto de calidad a partir de algunas cosas interesantes que había mostrado el año pasado, pero lejos estuvo de cumplir con ese cometido. Al menos el cuerpo técnico entiende que es uno de los jugadores que podría no ser tenido en cuenta para lo que viene. Desde los números la cosa no parece tan mala, ya que en el torneo local jugó 11 partidos (7 de ellos de titular), pero su nivel fue siempre bajo.

Por seis meses tiene contrato Ferrari. Lo del Loncho también fue flaco en cuanto a números, con pocos partidos tanto en el torneo (6 y 5 de titular) como en la Copa (2 y 1). Se trata del reemplazante natural de Víctor Salazar (el Tucu es uno de los jugadores pretendidos por varios clubes). Desde ese lado resulta raro que el DT decida desprenderse del experimentado jugador, ya que en ese caso se vería obligado a salir en busca de otro jugador en ese puesto. Sin notificación alguna hacia el jugador, la idea de Ferrari es cumplir su contrato, que finaliza a fin de año, después de lo que fue su retorno a mediados de 2011, cuando el equipo estaba sumergido en la Primera B Nacional.

Mientras, Delgado ya avisó que tiene ganas de continuar. En el mano a mano que mantuvo el sábado con Ovación dejó en claro que su intención es charlar con los dirigentes para tratar de extender el vínculo que finaliza dentro de 30 días. Igual, la palabra de Coudet será clave. Es que el delantero devenido en volante estuvo muy por debajo de las expectativas (el jugador lo entiende de esa manera), con demasiadas lesiones de por medio y un nivel futbolístico que nunca pudo mantenerse en un nivel alto.

La continuidad del Chacho recién quedó confirmada el viernes. No obstante, lo que atañe a la llegada de refuerzos ya es algo que se comenzó a charlar. Lo mismo que lo relacionado con la depuración del plantel. Nombres más, nombres menos, el DT entiende que a algunos futbolistas posiblemente ya no los tenga en cuenta y es algo en lo que deberá ponerse a trabajar cuanto antes.

Comentarios