Ovación
Lunes 20 de Junio de 2016

En el nombre del padre

Yannantuoni ganó una carrera increíble en Termas y se lo dedicó a su papá fallecido, que corrió en TC 2000. Ardusso, 3º, lidera y celebró con el suyo. Gran día zonal

Fue un día emotivo por donde se lo mire. Una jornada en la que las sensaciones emergieron a flor de piel, sobre todo para el automovilismo de la región. Es que los dos representantes en la ultracompetitiva Súper TC 2000 no sólo brillaron en la 5ª fecha disputada en el autódromo internacional Termas de Río Hondo, el mejor del país, sino que los éxitos conseguidos fueron dedicados a sus padres, en su día. Ganó Fabián Yannantuoni, el de Capitán Bermúdez, y apuntó sus puños al cielo para papá Juan, el Pato, que le inculcó la pasión fierrera. Y fue tercero el de Las Parejas Facundo Ardusso, que capturó la punta del campeonato y compartió la alegría en el box con papá Hugo. Y fue toda alegría porque entre ellos se llevan muy bien, tanto que el Flaco dijo del Patito que es su ídolo de la infancia, pese a que los separan casi diez años.

El Pato Juan aceleraba un Ford Sierra primero y luego un Escort que le dejó al mismo Patito, allá por mediados de la década del 90, pero una mañana de enero de 2009 corrió su última carrera. Ya entonces Fabián había obtenido dos triunfos en el desaparecido TC 2000 con un Honda, primero particular y luego oficial, y luego le daría a Ford su última victoria oficial en Potrero de los Funes 2011, cuando la categoría se extinguía para dar paso al Súper TC 2000.

Debió esperar hasta 2014, en una carrera especial como la de ayer, que fue con cambio de neumáticos, para volver a festejar y fue en Termas de Río Hondo con Fluence. Al año siguiente, bajo una lluvia torrencial y ya en el team oficial Peugeot, venció en el mítico Cabalén de Córdoba. Y ahora, de nuevo en el autódromo santiagueño, eligió bárbaro la estrategia. Partió 21º porque prefirió calzar gomas duras en clasificación, cambió de entrada por blandas y, ayudado por los numerosos ingresos del auto de seguridad, llegó a la última vuelta 2º, tras superar a Ardusso. Cuando el Cruze de Norberto Fontana, con igual plan, rompió la goma delantera izquierda, pasó a la punta en las últimas curvas y festejó enloquecido al bajar del cockpit.

Ardusso hizo la misma estrategia. Fue el primero de los autos con goma dura de la grilla, en el 18º lugar, paró rápido como el Patito y sólo sucumbió ante el de Capitán Bermúdez y el sorprendente Matías Milla para arribar al 3º escalón del podio, que lo dejó como líder del campeonato en su año estreno en Renault.

"Compartí podio con uno de mis ídolos de la infancia, felicitaciones @FYannantuoni", tuiteó Ardusso, que el viernes cumplirá 28 años. Claro, no hay tanta diferencia de edad, pero el Patito (tiene 36) debutó muy joven en el automovilismo nacional. Y el Flaco no se privó de abrazar a su papá Hugo en el box cuando ya tenía atrapada la punta del campeonato y antes bromeó por la red social: "Hasta me da consejos para hacer una maniobra, jajaja. Grande Paaaa! Feliz Día".

Yannantuoni y Ardusso, en un circuito que les sienta bárbaro, alzaron de nuevo bien alto la bandera tuerca de la región, en un día muy especial. En el nombre de sus padres.

Comentarios