La ciudad
Viernes 17 de Febrero de 2017

En El Círculo cruzan los dedos para que las obras terminen antes de abril

El lunes ya se reabre Mendoza, pero Laprida seguirá cerrada al menos hasta el 15 de marzo. Que se cumplan los plazos dependerá del clima.

Las obras de retiro del adoquinado en la esquina del teatro El Círculo y su reemplazo por un piso de hormigón intertrabado, como el que ya se puede apreciar sobre el tramo rehabilitado de Sarmiento, continúan a buen ritmo. Por de pronto, el lunes próximo se reabrirá la circulación vehicular por Mendoza, lo que incluirá el hasta ahora interrumpido paso del trole. Lo que demandará otros plazos será la apertura de Laprida, prevista para mediados de marzo, siempre que el clima lo permita. Para las actividades en el teatro se trata de un cronograma aceptable, porque aunque las funciones y ensayos de la Orquesta Sinfónica arrancan el 1º de marzo, los programas más masivos y las clases en el Estudio de Comedias Musicales recién comienzan en abril, sostuvo el presidente de la Asociación Cultural El Círculo, Guido Martínez Carbonell.

Dadas la cantidad y envergadura de los trabajos que la Municipalidad viene ejecutando en el centro de Rosario, la secretaria de Obras Públicas, Susana Nader, últimamente mira tanto su agenda como el pronóstico.

"Y pensar que dijeron que este iba a ser un verano Niña", ironizó la funcionaria, en alusión a las previsiones meteorológicas que auguraban el fenómeno y una temporada estival más calurosa y seca que lo normal.

Lo que ocurrió fue exactamente lo contrario y las lluvias fueron muy superiores al promedio en enero. Y hasta ahora febrero no le va en zaga: según los pronósticos extendidos, entre hoy y el 25 no llovería apenas un día; el resto, agua.

Pero si el clima lo permite, todo está preparado para que el lunes se reabra Mendoza y "a más tardar" el 15 de marzo, Laprida.

El trabajo en la esquina del teatro, que comenzó el 23 de enero pasado, se enmarca en el Plan de Puesta en Valor del Area Histórica de la ciudad, con el objetivo de "generar zonas calmas, más seguras y transitables".

Pero en rigor, viene a reparar lo que estéticamente era muy atractivo, pero dificultaba la "transitabilidad", sin contar con que las vibraciones generadas por los vehículos al pasar por una calzada tan irregular ya habían traído serios problemas al teatro, un inmueble de alto valor patrimonial.

"Esos adoquines datan del Congreso de la Lengua (2004), pero fueron técnicamente muy mal colocados y las vibraciones empezaron a trasladarse al edificio", detalló Martínez Carbonell. De hecho, el año pasado se quedaron "con desprendimientos de mampostería en las manos".

La desaparición de los viejos adoquines es una pérdida estética (en su momento se pensó en reponerlos, dejando una suerte de "fuelle" entre la calzada y la vereda para que allí se frenaran y absorbieran las vibraciones, recordó el directivo del teatro), pero finalmente la decisión municipal pasó por homogeneizar los suelos en los sectores que entraron al Plan de Revitalización del Area Histórica. Y para ello se resolvió colocar un sistema de intertrabado de hormigón.

Almanaque

El temor entre las autoridades del teatro es que las obras no se terminen antes de que comience abril, mes en que larga fuerte la programación de los conciertos, la ópera y las clases del Estudio de Comedias Musicales, donde concurren 500 chicos.

Y si bien es cierto que ya anoche hubo una función de canto lírico en el foyer de El Círculo y que el 1º de marzo comenzará a haber más espectáculos, al menos los más masivos llegarán recién el otro mes.

"Siempre que se cumpla ese cronograma no veo mayores inconvenientes, porque incluso las colas se hacen sobre Mendoza, que ya el lunes reabre, y por las veredas se puede llegar", reconoció Martínez Carbonell.

La apuesta de Nader es que su calendario de obras se siga lo más ajustadamente posible.

"Sobre Sarmiento se viene trabajando incluso con lluvia (ver aparte)", advirtió.

Eso sí: si diluvia, no habrá más remedio que parar las obras. Tanto en El Círculo como en la secretaría cruzan los dedos para que esta vez, como antes pasó con el fenómeno de La Niña, los meteorólogos se equivoquen y los operarios puedan seguir con su labor.

Una vez que se libere el tránsito por Laprida, entre la primera semana de marzo, "o a más tardar el 15", sólo quedarán pendientes algunos trabajos menores, dijo Nader, por ejemplo sobre los pretiles o algún arreglo de veredas, pero sin afectar la circulación.

Comentarios