Cartas de lectores
Jueves 16 de Febrero de 2017

En defensa de los veterinarios

Con referencia a la publicación que saliera en la página del correo de lectores del diario La Capital el domingo 5 de febrero pasado, invitamos a reflexionar que si la atención veterinaria de los animales de compañía por parte de los profesionales de la actividad privada fuese tan deficiente como allí se plantea, no se compatibilizaría con el desarrollo exponencial que ha tenido en los últimos años la clínica de animales de compañía en nuestro país y la protección a la salud de los mismos que constantemente presta la profesión veterinaria en todos los niveles, y de la cual se han hecho eco en más de una oportunidad distintos medios de comunicación como el diario La Capital. Bastaría con salir a caminar por las calles de Rosario y conversar con las miles de personas que se encuentran paseando con sus animales de compañía y consultarlos sobre la opinión sobre su médico veterinario de confianza. Mención aparte es la atención anónima y desinteresada que ofrecen los médicos veterinarios a los animales sin dueño o de dueños de escasos recursos no sólo en Rosario, sino en todas las ciudades del interior. El Colegio de Médicos Veterinarios ha recibido siempre todas las denuncias sobre supuestas faltas éticas de un profesional, las cuales han sido tratadas de acuerdo a la ley de creación de esta Institución y a los estatutos que rigen su accionar, porque es su deber controlar y bregar por el correcto desarrollo del ejercicio de la profesión veterinaria por parte de sus matriculados. Es esa la delegación de poder que el Estado ha hecho en los Colegios Profesionales. Reivindicamos la defensa de la profesión veterinaria en cualquiera de sus niveles y destacamos el importante rol que cumplen los profesionales de las Ciencias Veterinarias en la sociedad actual.

Colegio de Médicos Veterinarios de la

Provincia de Santa Fe 2ª Circunscripción


N. de la R: Esta carta hace referencia a otra publicada con el título "Odisea de una perrita abandonada". En la misma, el autor cuestionaba a algunos veterinarios por la atención del animal.

Comentarios