Cartas de lectores
Martes 17 de Mayo de 2016

En defensa de la vida y la familia

En Rosario pudimos vivir, hace un par de fines de semana, el VI Congreso Nacional Familia y Vida

En Rosario pudimos vivir, hace un par de fines de semana, el VI Congreso Nacional Familia y Vida. Participantes venidos de todas las provincias y de países vecinos dieron forma a un encuentro donde se compartieron, junto a disertantes nacionales y del extranjero, diversas experiencias y trabajos que defendienden los valores de la familia y de la vida. Organizado por la Red Federal de Familias, en este encuentro se celebró la presentación en estos días de un proyecto a la Cámara de Diputados de la Nación para garantizar los derechos humanos a la embarazada en riesgo y a su hijo. Necesitamos una ley para tender una mano y brindar soluciones integrales a aquella mujer que cursa un embarazo conflictivo, en lugar de "ayudarla" a matar al hijo de forma "segura" y simplista. El aborto nunca será una salida justa, hay un bebé del que nos estamos olvidando, y si los libros de autoayuda, que se siguen vendiendo como el pan, nos hablan de enfrentar las adversidades y hacerle frente a los cimbronazos, por qué no podemos encarar adultamente como sociedad la presencia de un embarazo. Este proyecto fue presentado por 15 diputados, el número máximo de firmas con el que puede ingresar un proyecto en la Cámara Baja, entre ellas Anita Martínez de nuestra provincia, y busca propiciar un régimen legal para respetar y proteger por igual los derechos de los dos integrantes del binomio madre-hijo, esencialmente iguales en dignidad e igualmente valiosos. Esto, sin duda, nos permitirá conservar la expectativa en la restauración de los valores que hicieron grande a este país y de un renacimiento moral y social que nuestra Patria nos clama a gritos. Defender la vida y la familia, su dignidad, su naturaleza y sus derechos es defender la Nación; es el camino para lograr esa sociedad que todos anhelamos para nosotros y para nuestros hijos. El compromiso debe ser de todos, es bueno que nuestros dirigentes lo sepan y sigan trabajando con esta mirada y estos horizontes. Rosario, te quiero provida.

Gabriel Campero

Comentarios