La ciudad
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Emprendedoras

Entre la gran cantidad de mujeres con hijos que ayer participaron de la marcha, hubo varias que se animaron a combinar militancia con trabajo.

Entre la gran cantidad de mujeres con hijos que ayer participaron de la marcha, hubo varias que se animaron a combinar militancia con trabajo. "Y... así también nos llevamos un pesito a las casas", dijo Verónica (42), una vecina de Villa Gobernador Gálvez que había portado una conservadora con jugos y sándwiches de pollo y tomate. "Todo caserito: tenemos tortas fritas y bizcochitos", contó por su parte Silvia (46), de Empalme, madre de cinco chicos y abuela de varios más. Con siete hijos a cuestas, Margarita (35) también optó por llevar a la plaza unos "jaimitos de crema y gelatina", productos que habitualmente vende en su "casa, en la feria y en piquetes", y que ayer le sirvieron para "al menos pagar los pasajes". Evelina (32), de Vía Honda, llevó "masitas y budines" caseros. "Así —dijo—, puedo venir a la marcha y ganarme unos pesos". Una vez concluida la concentración, en la plaza quedaron pequeñas rondas de gente a la sombra tomando una merienda antes de emprender el regreso a los barrios. Una forma de participar de convocatorias políticas con una impronta propia.

Comentarios