Mauricio Macri
Sábado 01 de Octubre de 2016

Elevan a juicio la causa contra un juez federal que protegía a narcos

El juez federal de Salta Julio Bavio elevó a juicio oral y público la causa que se le sigue a su par, el ex juez federal de Orán Raúl Reynoso, por los delitos de asociación ilícita, concusión, prevaricato y beneficiar a narcotraficantes con sus resoluciones.

El juez federal de Salta Julio Bavio elevó a juicio oral y público la causa que se le sigue a su par, el ex juez federal de Orán Raúl Reynoso, por los delitos de asociación ilícita, concusión, prevaricato y beneficiar a narcotraficantes con sus resoluciones. Junto al ex magistrado se sentarán en el banquillo de los acusados otras siete personas, entre las que hay ex empleados judiciales y varios abogados. Ellos son Miguel Angel Saavedra, Arsenio Eladio Gaona, César Julio Aparicio, Rosalía Candelaría Aparicio, René Alberto Gómez, María Elena Esper y Ramón Antonio Valor.

En una extensa resolución, Bavio decidió no hacer lugar a la oposición de elevación a juicio formulada por las defensas y, en cambio, resolvió remitirlo al Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Salta, que será el encargado de llevar adelante el proceso oral y público.

Bavio calificó a Reynoso de ser el cabecilla de la asociación ilícita dedicada a beneficiar con la concesión de resoluciones judiciales a narcotraficantes, para mejorar la situación procesal de los imputados. El ex magistrado se encuentra detenido desde el 1º de mayo último, luego de perder sus fueros por la aceptación de su renuncia por parte del presidente Mauricio Macri.

El ex juez fue procesado con prisión preventiva el 30 de noviembre por el mismo Bavio al hacer lugar al pedido del fiscal federal de Salta, Eduardo Villalba, y a su par de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, quienes habían iniciado una investigación a partir de una serie de denuncias en su contra.

Para el juez a cargo de la causa, Reynoso en su carácter de jefe u organizador de la asociación ilícita, determinaba "en cada caso el monto de dinero o tipo de dádiva que la víctima debía afrontar como contraprestación al beneficio procesal a recibir".

Al declarar en la causa, Reynoso negó todos los cargos pero terminó procesado, decisión que en marzo confirmó la Cámara Federal de Salta.

De la investigación surgió que Reynoso actuaba en complicidad con Saavedra, que era el jefe de despacho de su juzgado; del ordenanza Cesar Aparicio; de la hermana de éste, Rosalia Candelaria Aparicio; y de los abogados Valor, Gómez, Esper Durán y Gaona.

Comentarios