Cartas de lectores
Martes 24 de Mayo de 2016

Elecciones en NOB

Ante la proximidad de las elecciones de comisión directiva del Club Atlético Newell´s Old Boys, entiendo que resulta oportuno recordar las circunstancias en las que se llega a las mismas.

Ante la proximidad de las elecciones de comisión directiva del Club Atlético Newell´s Old Boys, entiendo que resulta oportuno recordar las circunstancias en las que se llega a las mismas. Desde lo institucional, resulta más que evidente el vacío de poder que tiene la actual CD, que la ha llevado a la inédita situación en la historia de adelantar la fecha de los comicios en seis meses. En lo deportivo, la coyuntura es igualmente crítica y con pronóstico totalmente reservado. No se recuerda en la historia un deambular tan errante como el observado en estos ocho años de mandato, excepción hecha del período durante el cual Gerardo Martino fue, además de director técnico, manager, dirigente. Para los memoriosos, habría que remontarse a 1960 (único descenso) para encontrar un parangón, pero nunca igualable a la actual catástrofe futbolística que atraviesa la institución. Dicho esto, y ante la numerosa cantidad de listas que pugnan por quedarse con la conducción del club, sería importante no caer en no tan recientes errores, como los de votar a cualquiera con tal de que los actuales dirigentes se vayan. Así nos fue. Hoy vemos como en la mayoría de las listas hay ex miembros de la comisión directiva que ganó las elecciones en 2008, y en otras hay candidatos que directa o indirectamente participaron de la gestión López. Así, tal como ocurre en la política, en todas las listas encontramos algunas personas que tienen relación con gestiones anteriores. Por supuesto que esto no significa que deben ser excluidos, pero sí correspondería al momento de votar, detenerse a reflexionar respecto a la actuación que les cupo en cada caso. Igualmente importante sería que las agrupaciones hagan conocer el modelo de club al que aspiran. En efecto, en su momento mucho se dijo de la necesidad de recuperar el club para los socios, que se habían abandonado totalmente las actividades sociales y recreativas, lo cual es totalmente cierto. Pero, ¿es factible que el fútbol sostenga todo el resto de actividades, o será necesario que estas se financien a sí mismas? ¿No será el momento de dejar las demagogias de lado y entender que Newell's es un club de fútbol, y debe ser administrado como tal?

Carlos D. Campagna

Comentarios