Edición Impresa
Sábado 15 de Marzo de 2014

El yuyo colorado pisa fuerte y pone en alerta a la nueva campaña

Lucas Andreoni, asesor de campos en Córdoba, testimonia su presencia en las cabeceras de los lotes y señala que esto es una advertencia de lo que se viene.

Recientemente el Inta difundió un "alerta rojo" para una maleza de verano, que afecta a los cultivos de soja y maíz, principalmente. Su nombre científico es "amaranthus quitensis" y se lo conoce vulgarmente como "yuyo colorado" o "ataco". Esta especie de la familia botánica de las amarantaceas, pariente cercano del palmeri, ya acusó recibo en el sur de Córdoba, donde los productores están muy atentos ante su aparición y propagación.

Lucas Andreoni, asesor privado y Crea Serrano conoce de cerca el tema y aseguró que con las lluvias, son muchos los lotes serranos enmalezados y ya con las sojas en R3/R5 las afectadas.

Andreoni, a través de su actividad, recorre alrededor de 40.000 hectáres recolectando las problemáticas de los productores regionales y de ese modo, llegó a elaborar un mapa que muestra en toda su dimensión la problemática del yuyo colorado resistente, en el sur de la provincia mediterránea.

Las zonas. "La maleza llega a la altura de Villa Rossi y Cañada Seca (allí todavía no se ha encontrado), hasta Rufino, aproximadamente. Hacia el sur, el límite lo marca la localidad de Buchardo. El oeste, se observa totalmente infectado: Levalle, Vicuña Mackenna donde está bien acentuado el problema del yuyo colorado", refirió el asesor.

Según Andreoni, aunque el problema ya haya aparecido en gran dimensión, esto es apenas una advertencia de lo que se viene para la próxima campaña. "Los problemas que ahora se están viendo en las cabeceras son una mera advertencia de la imagen que se verá el año que viene en todo el lote", afirmó.

Por otra parte, describió que "en toda la zona de los campos que asesoro, asentados en el sur de Córdoba como Laboulaye, Merlo, Serrano, General Levalle, y Villa Rossi, a partir de este año empezamos a encontrar mucho yuyo resistente a glifosato y no hemos tenido resultados de control. En enero hicimos una gira con Sergio Morichetti y todo lo que encontramos en la zona es quitensis. La gran mayoría está en cabeceras, en sembrados y algo dentro de los lotes. Pero lo más problemático es en cabeceras y alambrados. Lo que proyectamos es que el año que viene se verá en todo el lote, será bastante grave", puntualizó.

Martín Marzetti, gerente de la Red de Malezas Resistentes (REM) que coordina Aapresid advirtió que en una zona de Córdoba tienen "amaranthus palmeri", otra especie de la misma familia, y ahora también quitensis. Es decir, "allí está todo y muchas veces no se sabe bien qué es qué. Los botánicos se van a encargar de clasificar la maleza pero, a los términos prácticos, recomendamos a los productores que no pierdan tiempo en identificarla, busquen controlar y prevenir", indicó.

Para peor la lluvia hizo lo suyo, ya que la situación se agravó con las precipitaciones. "En muchos lotes vemos que la soja no alcanzó a cerrar el surco, se está enmalezando y hay muchísimo nacimiento de yuyo colorado allí, el tema es cuánto de ese yuyo colorado es resistente y cuánto no", dijo Andreoni.

"Son todos nacimientos nuevos. Calculo que habrá un 20, un 30 por ciento que será resistente y el resto, no. Pero solo a medida que vamos haciendo las aplicaciones, vamos depurando los lotes y sabiendo distinguirlo. Vale decir que todo lo que semilla este año, el que viene va a ser resistente", agregó.

Acciones de control. Las recomendaciones apuntan a hacer un excelente control de todo lo nacido antes de la siembra y utilizar pre-emergentes para comenzar con el cultivo limpio. Una vez nacida la maleza, el número de herramientas químicas se achicarán considerablemente, teniendo el maíz alguna ventaja frente a la soja por la posibilidad de usar hormonales, triazinas y glufosinato.

Andreoni coincidió que "con el nacimiento de la soja tenés cada vez menos herramientas para hacer los controles. Las que contás con la soja nacida valen por un período muy corto porque en la práctica que tenemos, cuando el yuyo colorado pasa los 10 cm de altura, ya no lo controlás. Lo secás pero a los 15, 20 días te rebrotan todas las yemas axilares y se te viene la planta gigante durante todo el cultivo".

Pensando en prevenir lo que se avizora para el año que viene, será indispensable hacer una buena planificación y contar con todos los puntos en los que es factible actuar. En este sentido, Andreoni recomendó achicar hileras, bajar un poco la densidad de soja, usar los grupos más largos, hacer una buena planificación y utilización de los productos de pre-emergencia. "Después, cuando haya nacimiento, usar los de pos-emergencia, pero enseguida, cuando el yuyo colorado esté chiquito", advirtió.

Entre los modos de dispersión de semillas, hallamos la cosechadora en lugar protagónico, pero Andreoni es escéptico sobre la posibilidad de controlar este aspecto. "Va a estar complicado el tema de la máquina y la cosechadora, va a ser poco manejable, soy un poco pesimista en ese sentido. En un 80 por ciento de los lotes tenés yuyo colorado aislado, metido adentro del lote, que la máquina va a tragar y desparramar. Y en lo que es la cabecera se dejará hacia lo último, seguramente, para no desparramar más adentro del lote. Lo cierto es que, como son varios contratistas los que participan, y éstos van de campo en campo, es muy dificultoso de controlar. No hay conciencia de limpiar la máquina".

El asesor Crea dijo además que "el productor tampoco tiene conciencia de limpiar la máquina antes de que entre a su lote porque, como ya está viendo el yuyo colorado en su lote, se da por vencido. Estoy sintiendo que el colorado es como un problema asumido: el año que viene voy a tener yuyo colorado, hoy no puedo hacer mucho, eso es lo que se piensa".

Dos variedades. Pero el género amaranthus tiene potencial para muchos más dolores de cabeza, aún. Esta prolífica maleza "es una maquinaria de absorber y transpirar agua; es muy agresiva, tanto que en Estados Unidos puede crecer hasta 2 o 3 centímetros por día, incluso en condiciones adversas".

Así lo refirió Sergio Morichetti, ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional de Río Cuarto, con una maestría en Ciencias en la Universidad de Florida, Estados Unidos, de especialidad en malezas. Durante el pasado Congreso Aapresid, fue el encargado de caracterizar a esta especie y presentar los potenciales problemas que trae. "Empecemos preventivamente", recomendó entonces Morichetti y, reconoció "proponer tratamientos con pre-emergentes donde la maleza no está, es muy difícil. Pero el que no lo haga, en el sur oeste de de Córdoba, tendrá un problema".

Comentarios