Edición Impresa
Martes 14 de Diciembre de 2010

El Wikileaks vernáculo

"Cómo anda, WikiLeaks Gastaldi", lo saludó el periodista al diputado obeidista rosarino mientras éste se disponía a entrarle a un plato en Farina Rolls.

"Cómo anda, WikiLeaks Gastaldi", lo saludó el periodista al diputado obeidista rosarino mientras éste se disponía a entrarle a un plato en Farina Rolls. Frente a algunos vecinos de mesa que levantaron la mirada, el periodista trató de explicar con gracia: "Es que el hombre logró entrar en los documentos secretos del Enapro y el Puerto de la Música. ¡Es el Julian Assange de nuestros pagos!". Marcelo Gastaldi, medio sonrojado, agradeció el "reconocimiento" y se dedicó a aderezar la ensalada, como para que el hombre de prensa siga rápido su camino.

Mesa compartida y muchos saludos

Mucha gente en los festejos del sindicato de trabajadores municipales. Funcionarios, legisladores, dirigentes y gremialistas departieron durante algunas horas e intercambiaron miradas sobre la actualidad política. Se habló de la provincia y también de la Nación. Y, obviamente, de Moyano y la CGT. En una de las mesas principales, el intendente Miguel Lifschitz respondía cada uno de los innumerables saludos que recibía. Muy cerca de allí, en otra de las mesas, Héctor Cavallero vivió un panorama semejante. Pero, por lo general, los que iban a una mesa no seguían hasta la otra. Se puso más difícil después, cuando el intendente fue a compartir un rato con su adversario político. Charlaron sobre las cuestiones de la ciudad y el Concejo. La gente que se arrimaba primero reaccionaba con sorpresa, pero enseguida se reaconodaban ante el nuevo escenario: saludaban a los dos referentes políticos. Una buena noche para todos.

Un festejo que siempre es masivo

Como es habitual, la despedida de año de Micropack se lleva los mejores aplausos. Muchos invitados, camaradería y un servicio de primera. El sábado se repitió todo lo bueno: un asado espectacular, premios y un pack de regalo de productos navideños. Varios de los periodistas no resistieron la tentación y a las pocas horas ya habían deglutido todo. Muy golosos.

Comentarios