Edición Impresa
Sábado 22 de Septiembre de 2012

El voto a los 16: "Que el debate sirva para abrir otras puertas"

En eso acordaron los más de 300 estudiantes que participaron de un encuentro en el Concejo Municipal

Muchos buzos con la típica inscripción "Rosario 2012", auriculares sobre gorros de lana, mensajitos, alguna que otra cámara digital, caras de dormidos, un video de la banda Greenday de fondo, camiseta de Central, una chica leyendo a Tolkien y galletitas "Quesitas" a las 9.30 de la mañana. No había duda que el ambiente era el de adolescentes transitando los últimos años del secundario. Eran más de 300 los que llegaron invitados por el Concejo Municipal de distintas escuelas de la ciudad para debatir sobre "El voto a los 16".

El encuentro comenzó media hora más tarde de lo previsto. Un poco porque se esperó a que estuvieran todos los chicos, otro porque funcionarios y políticos aprovechaban para dar notas anticipando qué pensaban de este proyecto de ley para que quienes tienen entre 16 y 18 años puedan votar, y que ese mismo día se debatió en una audiencia pública en el Senado de la Nación.

Pero lo bueno pasó en las dos horas y medias que siguieron. Ninguno de los disertantes invitados se excedió del tiempo necesario, ese que evita pasar de la atención al aburrimiento. Además de alumnos de los Normales 2 y 3, Técnica Nº 468; Medalla Milagrosa, Lasalle y Stella Maris, asistieron concejales y representantes de ONGs. También pasó el diputado Carlos Comi (Coalición Cívica ARI), que no se resistió a la tentación del micrófono e intervino cuando los chicos opinaban.

Protagonistas. "Se trata de dar un espacio para debatir la ley que les permitiría votar a los 16 años, por eso hemos querido dar la voz a los protagonistas", definió de manera acertada el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini (PS). Y a este medio confesó más tarde que estaba a favor de que los chicos participaran "de todos los ámbitos", dejando entrever su visto bueno con los centros de estudiantes en las secundarias de la provincia, espacios que el Ministerio de Educación de Santa Fe no mira con agrado.

Seguido muy de cerca por un fotógrafo, al ingresar al recinto, el senador nacional (FAP) Rubén Giustiniani saludó con la mano a un par de estudiantes ubicados en las bancas de los concejales. A su turno recordó que cuando se trató en el Congreso la ley de la mayoría de edad, de su autoría, "se dieron cuatro años y medio de debates previo a su sanción", para pedir un proceso similar y no resolver esta norma "en cuatro días", además para despejar dudas "sobre cualquier intención electoralista".

Derechos. "Las sociedades se democratizan cuando se amplían derechos", repitió el director provincial de Reforma Política y Constitucional del Ministerio de Gobierno de Santa Fe, Oscar Blando, con distintas reflexiones para mostrarse a favor de que puedan votar a los 16 años, aunque advirtió que no se podía desconocer que todo ocurre "cuando se habla de la posibilidad de la re reelección".

Ofreció además una autocrítica: "No creo que los chicos no estén capacitados para decidir, y si no tienen la información el problema es nuestro, de las escuelas y de los padres". Y cuestionó: "¿Cómo puede ser que no puedan elegir presidentes de centros de estudiantes y sí de la República?". También la médica Mirta Guelman de Javkin coincidió en que "si los chicos no están maduros como reclaman es porque nosotros los infantilizamos". Guillermo Lasala, coordinador general del Centro de la Juventud municipal, definió el espacio como "una ventana de oportunidades", pidiendo así el tratamiento de "políticas integrales" para la juventud. Repasó la experiencia del Presupuesto Participativo Joven y cerró regalando una bella cita del escritor y periodista Paco Urondo, asesinado durante la última dictadura.

Por las ganas de participar, el espacio que tuvieron los chicos para expresarse quedó muy corto. Sólo la habilidad profesional del responsable del protocolo del Concejo logró dar un cierre que terminó en aplausos. Fue con la promesa de un próximo encuentro para el 5 de octubre.

"El voto a los 16 es una ley más para la participación juvenil, pero antes hay que permitir una iniciación a la vida política en la escuela. No creo además en eso de pedir que también vayan presos a los 16, porque nadie se corrige en la cárcel, en todo caso lo que hace la policía es cagarte a palos. Creo que hay que transmitir valores, y si no lo hace la familia, está la escuela", dijo el primero de los chicos en hablar, y que antes de hacerlo se quitó la gorrita blanca que llevaba puesta.

Una muy inquieta alumna se diferenció y opinó: "El voto a los 16 me parece algo político para sumar más votos, los chicos no están capacitados, en la escuela no hablamos de educación sexual, menos de política. Debe haber una concientización".

También otro de los jóvenes aseguró que no se sentía "capacitado" y que faltaba "formación en la escuela". Otro de una escuela técnica hizo un largo planteo para señalar lo que a su entender eran una serie de contradicciones jurídicas, pidiendo al final "hablar más de política en la escuela".

"Es un privilegio votar, depende de nosotros tener buena información, después de todo nadie te va a obligar a votar lo que no querés", dijo una alumna que reclamó por los centros de estudiantes.

"Si no terminan el colegio no pueden ir a votar, no saben distinguir una esdrújula de una aguda y pretenden ir a votar, no avalo esto a los 16 años", consideró un joven que admitió tener cumplidos los 18 años y que en la escuela no recibía "instrucción política". Fue aquí cuando tanto Guelman como Blando aportaron su oficio docente para llamar la atención sobre el riesgo de referir al "voto elitista" o "calificado", recordando la lucha en el país para alcanzar el voto universal.

Diversidad. El debate logró mostrar la diversidad de opiniones, lo mucho para conversar que hay por delante y dejó abierto varios interrogantes. Fue un paso importante para desterrar el miedo a la participación de los pibes fogoneado desde algunos medios y aprovechado por varios políticos. Después de todo, nadie pensó que se trataba de un "adoctrinamiento" a los adolescentes el debate del miércoles pasado, organizado, dirigido e integrado por panelistas y dirigentes que comulgan en la misma línea política de pensamiento.

Al final, una alumna ofreció su opinión: "Creo que la mayoría tenemos la capacidad de votar, desde siempre nos subestimaron. Si podemos consumir por qué no podemos elegir. En la escuela pública no se habla de política. Que a partir de esta ley se abran otras puertas". Todos la aplaudieron.

Comentarios