Ovación
Sábado 09 de Julio de 2016

El vóley de las pibas canallas despega a puro esfuerzo

El vóley de Rosario Central estaba "devastado" hasta que en febrero, y cuando no, los padres de las jugadoras se arremangaron y comenzaron a trabajar para que reviva y crezca.

El vóley de Rosario Central estaba "devastado" hasta que en febrero, y cuando no, los padres de las jugadoras se arremangaron y comenzaron a trabajar para que reviva y crezca. Lo lograron. En sólo seis meses, 20 jugadoras se transformaron en más de cien en todas las categorías, que practican en la sede de Pichincha (Oroño 49 bis). Pero además, hoy estrenan camisetas: se harán un acto y partidos amistosos desde las 15, en la sede del Cruce Alberdi (Catamarca 3550), y ahora quienes integran la subcomisión están empecinados en cambiar el piso de la cancha por uno mejor, "así las chicas no se lesionan", le dijo el secretario Marcelo Abril a Ovación.

   "Este tal vez sea el objetivo más arduo. El piso, que lo usó el estadio municipal en el Mundial juvenil del 2000, nos fue donado y es el que estamos usando, emparchado. Está dañado y para cambiarlo por uno de plástico especial o parqué debemos arreglar también el techo: estamos hablando de varios miles de pesos. Pero trabajaremos: la idea es que las chicas jueguen a gusto, logren contención y pertenencia", agregó.

   Desde los 6 años en adelante, esas son las edades de las jugadoras que se distribuyen en las categorías miniescuelita, Sub 12, 13, 15, 17, 19, 23 y primera. También hay una división recreativa, no federada, con vías a la competencia. ¿Cómo lograron incorporar tantas chicas en poco tiempo? "Con trabajo casi puerta a puerta: repartimos volantes, invitamos por Facebook. Y hubo buena respuesta. Además tenemos equipo técnico: cuatro profesores y una preparadora física. La primera está peleando entre los primeros cuatro lugares, así que no descartamos tener buen nivel competitivo en poco tiempo", dijo Abril.

Comentarios