Educación
Sábado 26 de Noviembre de 2016

El viaje de egresados del que nadie queda afuera

El destino es Alta Gracia. Se trata de un proyecto institucional que sostiene la Secundaria Nº 350 desde hace 16 años.

Una caminata juntos, un mate compartido con las sierras de paisaje, una salida al boliche o una larga sobremesa con quienes se aprende matemática, lengua o historia a lo largo del año escolar. De ninguna de estas ricas experiencias se privan los estudiantes de 5º año de la Escuela Secundaria Nº 350 de Rosario. Desde hace 16 años, la escuela de Rodríguez al 4600 sostiene un proyecto institucional de viaje de egresados a la colonia de vacaciones de Alta Gracia (Córdoba), que depende de Turismo Social de Santa Fe. "Nadie se queda sin viajar", distinguen las alumnas y los alumnos de esta iniciativa tan inédita como solidaria y que es piloteada por los propios docentes.

 Héctor Simoes Da Costa es profesor de historia en la secundaria 350. También uno de los promotores de estos viajes que ya son un clásico en la escuela de la zona sur de la ciudad, y que los chicos esperan, sueñan y proyectan ya desde el 4º año. Cuenta que el viaje se concreta por los lazos solidarios que se tejen desde distintos lugares: las ganas de los estudiantes, el esfuerzo de los y las docentes, el apoyo institucional de la escuela y del Ministerio de Educación de Santa Fe, y desde ya la oportunidad que ofrece la colonia instalada en las sierras cordobesas, sostenida por la provincia.

Son cuatro días y tres noches inolvidables para los jóvenes que terminan la escuela obligatoria. Casi siempre viajan en octubre cuando los días empiezan a ser más cálidos, las sierras recuperan el verde de la primavera y tientan a pasear. Los chicos se alojan en la colonia, que dispone de espacios bien cuidados para compartir desayunos y almuerzos que por lo general preparan en forma colectiva. Por las noches, la cena es en algún restaurante de la ciudad, después llega el boliche que se reserva especialmente para el grupo.

Que nadie se quede afuera

¿Y cómo se financia esta movida? Durante el año se las ingenian con rifas, venta de tortas entre otras ideas, para ir reuniendo mes a mes el total de lo que cuesta el viaje, en realidad el transporte en un micro especialmente contratado por la escuela, los gastos de la comida, los paseos y algún que otro presente para las familias. "Este año todo costó 1.800 pesos por alumno", subraya el profesor Héctor sobre lo accesible de este presupuesto. Los docentes que viajan pagan también ese monto, no hay excepciones. Todos ponen mucha voluntad para organizar distintas actividades y que nadie se pierda este viaje de fin de año. "Es inolvidable, pasan los años, nos encontramos con nuestros alumnos y se siguen acordando", se emociona el docente.

Esta vez viajaron 51 estudiantes y ocho profesores. Además de Héctor, Norma Martínez (filosofía), Susana Pedrazza (música), Darío Vázquez (matemática), Luciano Alliotto (profesor de educación física), Lorena Varrica (historia), Osvaldo Brachetta (inglés) y Victoria Juncos (preceptora y profesora de matemática). El Ministerio de Educación exige para este tipo de salidas la presencia de un docente cada diez alumnos.

escuela350.jpeg


Voluntad y compromiso

En la Secundaria Nº 350 Provincia de Santa Fe funcionan tres turnos de educación secundaria. Los tres compartieron el mismo viaje, recorrieron los mismos lugares y aprendieron a conocerse de otra manera. El grupo de estudiantes que asiste en el turno noche acepta una amable charla con La Capital para recordar detalles de ese paseo, con plena conciencia de que la experiencia se conozca, se difunda y se aprecie que es posible concretarla. "Sin los profesores, sin su voluntad, no se podría haber hecho este viaje", rescata Débora una de las alumnas que piensa en ser maestra y para quien la escapada a Alta Gracia representó su primera salida recreativa fuera de Rosario.

El valor del compromiso y de la voluntad es reconocido por todo el grupo, en especial porque son muy conscientes de que el viaje de egresados como el que protagonizan no es común en las escuelas secundarias. Más bien lo que reina es la presencia del mercado que tienta a los estudiantes de todas las clases sociales con los costosos viajes a Bariloche: este año las empresas de turismo estudiantil presupuestaron a quienes cursan el tercer año, un promedio de 40 mil pesos por alumno. Un viaje que en lugar de ser de todo el curso, la mayoría de las veces termina siendo solamente para quienes pueden pagarlo.

"El viaje de estudio no es sólo a Bariloche. Nosotros demostramos que hay otras posibilidades. Hay que valorar lo que hacen los profesores e invitar a que más se animen", dice Sheila, otra de las estudiantes de 5º año de la Secundaria 350. En su opinión, la experiencia que promueven debería darse en todas las escuelas.

Buena onda y convivencia

Todos resaltan que el objetivo principal aquí es despedirse de la escuela, de los compañeros de curso y de la mejor manera. Nahuel, otro de los alumnos que quiere recibirse de bombero zapador, se queda "con la buena onda, la convivencia" generada en la estadía en la sierras cordobesas. Leonel, otro alumno de este curso, elige hablar de "la libertad que les dieron" y a la que supieron responder con responsabilidad. "Me encantó las caminatas que hicimos", dice. Al igual que la mayoría de sus compañeros de aula, Leonel trabaja y tuvo que pedirse los días para este viaje que proyectó a lo largo de todo el año escolar.

"El viaje de estudios no es sólo a Bariloche. Nosotros demostramos que hay otras posibilidades. Hay que valorar lo que hacen los profesores"

El profesor Héctor se suma a la charla con sus estudiantes, juntos repasan lo vivido en esos cuatro días (de sábado a martes), anécdotas, y se pone orgulloso cuando habla de cómo felicitan a sus alumnos por el buen comportamiento que demuestran en cada lugar que visitan. Tiene una mención especial para el administrador de la colonia de vacaciones cordobesas, Juan Agu. "Siempre bien dispuesto a todo, para que los chicos se sientan contentos", agradece el educador.

La colonia, lugar ideal

El docente describe a la colonia como un lugar ideal y bien equipado para estos encuentros. Con el fondo reunido hacen compras comunitarias para cada jornada. "Y como nos sobró dinero, lo pensamos destinar a comer unas pizzas con todos los cursos antes de que cierre el año", revela el profe y sus alumnos festejan.

Los paseos programados en Alta Gracia incluyen recorridos recreativos y culturales. Uno es al Museo que recuerda al célebre músico Manuel de Falla, otro al Museo del Che Guevara. "Me encantó este Museo", dice Nicolás por el que recuerda la infancia del rosarino Ernesto "Che" Guevara. También que se volvió encantado con las sierras que no conocía: "Son hermosas".

Cristian y María, también de este 5º año del turno noche, vuelven sobre la actitud docente de comprometerse con el viaje de estudiantes. Y recalcan la idea de igualdad que subyace en esta iniciativa, con la intención de que más jóvenes tengan las mismas posibilidades que ellos.

Sólo una vez, en los 16 años que lleva este proyecto institucional de viaje de egresados, se interrumpió la salida a Alta Gracia. Sin embargo, la fuerza de la trayectoria solidaria construida es más fuerte. Los chicos renuevan cada año este sueño colectivo de manos de sus profesores.

altagracia.jpg


Cómo contactarse con la colonia de Alta Gracia

La colonia de vacaciones de Alta Gracia depende de Turismo Social de la Provincia de Santa Fe. Pueden inscribirse los grupos de escolares de todos los niveles de enseñanza, tanto de escuelas públicas como privadas de la provincia. Las escuelas no pagan estadía, sólo un pago mínimo del gas que les garantiza agua caliente.

El predio cuenta con casitas con baños compartidos, servicio de desayuno, almuerzo y cena (opcional), mobiliario indispensable y camas equipadas con colchón, almohada y frazada.

La colonia también está abierta para contingentes de diferentes instituciones y centros de jubilados, entre otros destinatarios.

Para más datos, se puede consultar en la sede de San Martín 1399, de Santa Fe, teléfono (0342) 450 6600, internos 1829 o 1835, o bien escribir al correo: jagonzalez@santafe.gov.ar

Comentarios