Cartas de lectores
Martes 17 de Mayo de 2016

El viaje de Bonafini al Vaticano

El Papa Francisco recibió en seis oportunidades a la ex presidente Cristina Kirchner y posó repetidamente para la foto junto a candidatos del Frente para la Victoria y militantes de La Cámpora.

El Papa Francisco recibió en seis oportunidades a la ex presidente Cristina Kirchner y posó repetidamente para la foto junto a candidatos del Frente para la Victoria y militantes de La Cámpora. También obsequió un rosario a la violenta y corrupta Milagro Sala. Asimismo, no sintió deseos de ser visitado por una dirigente social y portadora de una enorme trayectoria humanitaria e impoluta como Margarita Barrientos, ignorando algún maltrato de parte de la rígida Guardia Suiza —según relatan los frustrados visitantes—. Estas decisiones están comprendidas entre sus potestades como jefe de Estado, es valedero e indiscutible. Pero que el Santo Padre reciba el próximo 27 de mayo en una audiencia especial a la persona más odiosa e intolerante de la Argentina contemporánea, una siniestra decrépita que festejó alborozadamente los atentados a las Torres Gemelas, y que que le deseó la muerte al Papa Juan Pablo II rogando "que se quemara en el infierno", no se puede entender. Esa mujer también malversó fondos públicos dilapidando cientos de millones de pesos destinados a viviendas sociales; convalidó y apoyó a ultranza a organizaciones terroristas como ETA y las Farc; y lideró la patética toma de la catedral metropolitana, profanando y usando como baño el sector del altar. Desde mi humilde posición de creyente católico, estoy absolutamente sorprendido y en un acto de total sinceridad, me resigno a tomar la dolorosa decisión de revocar la enorme veneración que sentía por el sacerdote Jorge Mario Bergoglio y actual Sumo Pontífice de la Iglesia Catolica.

Alejo Uribe

DNI 6.259.301


Comentarios