Edición Impresa
Viernes 15 de Abril de 2011

El último ruego para Reutemann

Una vez más, como tantas otras en los últimos años, Carlos Reutemann se convirtió en la comidilla política de las últimas horas ante una posible decisión de aceptar la candidatura presidencial, esta vez con inédito formato: es auspiciada en Facebook por su propia esposa.

Una vez más, como tantas otras en los últimos años, Carlos Reutemann se convirtió en la comidilla política de las últimas horas ante una posible decisión de aceptar la candidatura presidencial, esta vez con inédito formato: es auspiciada en Facebook por su propia esposa.

La historia de este operativo clamor 2.0 también presenta ribetes originales en su composición. No forma parte de este tramo de la campaña "Lole 2011" ningún sector político orgánico del reutemismo, al menos como en oportunidades anteriores. En silencio, Reutemann ha venido manteniendo reuniones con empresarios y directores de fundaciones, entre las más importantes la Konrad Adenauer, particularmente interesada en que el santafesino se anime por esta vez a romper su histórica saga de negativas camino a la Presidencia de la Nación.

La última vez que el senador habló con LaCapital fue taxativo: "No soy ni seré candidato. No tengo plata ni equipos. Y además, no tengo ganas". Nadie sabe si en el breve ínterin hasta llegar al 14 de abril de 2011 cambió de opinión. Las que cambiaron (o se profundizaron) fueron las circunstancias en el micromundo opositor, hoy diezmado en la intención de voto frente a un kirchnerismo en ascenso. Además, Reutemann rompió en pedazos al Peronismo Federal, advertido antes que nadie de las derivaciones que traería la muerte de Néstor Kirchner.

Sin embargo, dos organizaciones cercanas a Reutemann, la Asociación Civil de Estudios Populares (Acep) y el Foro Generacional, resolvieron en común acuerdo con la esposa del silencioso protagonista de esta historia, Verónica Ghío, impulsar una cuenta en Facebook para generar, de acuerdo a la fuente consultada por LaCapital, "una especie de operativo clamor que derive en un cambio de decisión" por parte del ex gobernador. Otro filón original es que la propia mujer del Lole agradeció vía Twitter que se mantenga viva la esperanza.

La fórmula. En las últimas horas Reutemann se reunió con dirigentes de organizaciones intermedias vinculadas a la provincia de Buenos Aires, específicamente al conurbano bonaerense, y a partir de ese encuentro comenzó a retejerse la posibilidad de una fórmula conjunta con el intendente de Tigre, Sergio Massa, algo de lo que ya se hablaba a fines de 2009. Los auspiciantes de la candidatura presidencial de Reutemann sueñan con este esquema: Lole-Massa a la Presidencia y Francisco De Narváez a la Gobernación bonaerense. Los nombres no son nuevos, hace tiempo que forman parte del runrún que, como la potencial candidatura, articulan una especie de mito del eterno retorno.

Cada vez que aparece un episodio revelador del escaso peso específico que ocupa la oposición algunos medios vuelven a la carga con Reutemann, pese a que siempre ese retorno eventual del Lole a los primeros planos de la política quedó en veremos. Aunque nadie lo blanquee, la única chance de que cambie de vereda también está vinculada al futuro político de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Si la jefa del Estado se decide a competir por la reelección, casi nadie creería en la posibilidad de una postulación de Reutemann. Ni el propio Reutemann.

La movida. Las particularidades del liderazgo del santafesino se vieron plasmadas ayer una vez más: nadie se atrevía a hablar on the record, más allá del presidente del PJ provincial, Ricardo Spinozzi (quien no descartó una candidatura), y del diputado Daniel Germano (quien le restó toda chance). Pero esta vez los fogoneros nacieron por afuera de la pulpa partidaria. "Vamos a todo o nada. Reutemann es el único que hoy por hoy crearía expectativas en la sociedad y confiamos en que será candidato a presidente", reveló a este diario el principal impulsor de la movida, además de Verónica Ghío.

A la misma hora en que los medios nacionales empezaban a repiquetear con el operativo clamor 2.0, Reutemann viajaba al exterior del país con su esposa. Permanecerá en el extranjero hasta la semana próxima, espacio en que (otra vez) se alimentarán todo tipo de teorías respecto al futuro del senador nacional, quien ayer en la intimidad sólo sonreía por el efecto mediático que generó la cuenta abierta en Facebook.

Si algo ha cambiado además de lo antes expuesto es la velocidad del tiempo: se trata del último intento para que Reutemann ponga en práctica lo que dijo antes de las elecciones a senador por Santa Fe, cuando prometió que si le ganaba al socialismo, aunque fuese por un voto, se pondría a pensar seriamente en su candidatura presidencial. El devenir de las próximas semanas se encargará de dilucidar si lo del hombre de Llambi Campbell era silencio estratégico o, en realidad, no tenía más nada que decir.

Comentarios