La ciudad
Martes 13 de Septiembre de 2016

El tuitero que amenazó a Lifschitz se retractó en los Tribunales

Dijo que sus tuits fueron producto de una "calentura" y que si se tomara todo de manera literal, "media humanidad estaría imputada".

Rodolfo Antonio Steinbrecher, el usuario de Twitter sobre el que se abrió una investigación por incitación a la violencia, quedó ayer imputado de este delito penado con entre 3 y 6 años de prisión. La causa de inició a fines de agosto, después de que bajo el nombre de usuario de Rodolfo Kentton publicara unos siete mensajes que el gobernador Miguel Lifschitz vinculó los mensajes con "acciones de mafias que quieren desestabilizar a la provincia". Frente al juez Juan Carlos Curto, Steinbrecher pidió disculpas públicas, dijo que sus afirmaciones fueron producto de "una calentura" y se definió como un "humanista y defensor del Estado de derecho". Además apuntó que "el gobernador aprovecha su poder para aplastarme".

Steinbrecher llegó a la sala de audiencias de los Tribunales provinciales para escuchar los fundamentos de la acusación planteados por el fiscal Nicolás Foppiani, quien lo acusó de "instigación a cometer delitos" e "incitación a la violencia" por una serie de siete twits publicados entre las cero y la una de la mañana del 26 de agosto pasado, horas después de la marcha convocada para exigir seguridad y justicia.

En los mensajes "se incitaba a la muerte en forma violenta del gobernador", advirtió el fiscal antes de leer uno por uno los mensajes que proponían, por ejemplo, "árbol y soga para Lifschitz" o "júntense 500 personas, vayan a la casa y cuélguenlo". Algunas de estas publicaciones circularon incluso por las cuentas oficiales de la provincia.

Un mal momento. Después de un cuarto intermedio de 45 minutos, Steinbrecher pidió la palabra al juez. Explicó que el viernes pasado se enteró de los dichos de Lifschitz y consideró que "sus declaraciones son incorrectas y desacertadas".

Se declaró inocente del delito que se le imputa y durante quince minutos cuestionó el proceso en su contra y defendió lo que consideró su "derecho a la libertad de opinión".

"Yo trabajo asesorando empresas, en la TV, en espectáculos. No tengo antecedentes de peleas ni de haberme metido en problemas", sostuvo el hombre de 64 años que se presentó como empresario "asesor de empresas y de personas que quieren ingresar a Estados Unidos".

De todas formas reconoció la autoría de los mensajes a los que, dijo, surgieron "producto de un momento de calentura". La información volcada en ellos, dijo, no es diferente a la que circula en las redes sociales y en los programas de TV. "Si uno mira Intratables y se toma todo lo que se dice en forma literal, media humanidad estaría imputada en causas como esta", criticó.

Y sostuvo que "si se analizan los 35 mil tuits de su cuenta se verá que defienden el estado de derecho, la moral, la educación y la cultura". Sus afirmaciones "no son algo personal contra el gobernador, sino contra lo que está pasando. Fue un exabrupto y la actitud del gobernador fue exagerada", indicó y lo acusó de "aprovechar su poder para aplastarme".

Ni su defensora, la abogada Malena Corvalán, ni la fiscalía hicieron más preguntas. Foppiani anunció el acuerdo alcanzado con la defensa para depositar una cautela de cien mil pesos. Además Steinbrecher se comprometió a comparecer mensualmente ante la Oficina de Gestión Judicial y a pedir autorización judicial cada vez que viaje fuera del país.

Después de la audiencia, su abogada Malena Corvalán adelantó que pedirá el archivo de la causa, entendiendo que no existe delito del que pueda acusarse a Steinbrecher.

Comentarios