Edición Impresa
Domingo 05 de Julio de 2015

El tiempo y sus paradojas

El artista uruguayo Martín Sastre presentó una particular obra multimedia en el Espacio Chandon de la muestra ArteBA. La dinámica impuesta a la contemplación de la obra permitió el apoyo a un colectivo de artistas jóvenes.

Como cada año la feria de arte más importante de Argentina, ArteBA, concentró una gran cantidad de galerías nacionales e internacionales al celebrar otra edición con gran convocatoria de público, especialistas y prensa durante los cinco días que se extendió el evento. En ese marco, todos los años Chandon enfrenta el desafío de sorprender con su espacio a partir de la elección de un artista que debe articular su producción con una obra especialmente pensada para la ocasión. En esta oportunidad el elegido fue Martín Sastre y su propuesta fue un trabajo multimedia, con activa participación de los visitantes del espacio. Con el tiempo como tema central, la contemplación de la obra permitía, a la vez, que cada espectador, aun sin saberlo, donara en favor de un colectivo de artistas jóvenes que trabaja para promover la interrelación de los diversos agentes del campo artístico.

El creador elegido para participar del espacio Chandon debe idear una propuesta en la que confluyan conceptos vinculados a las características del producto en cuestión, convertidas en disparadores de un trabajo site specific, esto es, pensado especialmente para un lugar determinado. Martín Sastre, el artista uruguayo elegido en esta ocasión, presentó Time, una videoinstalación en donde hizo alusión a las burbujas, la temperatura y el tiempo —vinculados a la creación de este tipo de vino— y al valor simbólico y monetario de las obras de arte en un circuito comercial.

Time es un trabajo multimedia través del cual Sastre propuso una experiencia singular: introducirse en una obra, vivenciarla y, al mismo tiempo, participar activamente dándole un sentido diferente al simple hecho de la contemplación artística ya que la donación del tiempo dedicado por los espectadores se tradujo en apoyo económico en favor de artistas.

El trabajo de Sastre consistió en seducir a los espectadores a partir del lento fluir de imágenes en blanco y negro que registraban, en modo reverse, a personas caminando por las calles de Nueva York bajo una nevada extraordinaria. La música reforzaba la sensación de tiempo suspendido que el creador generó en el marco de vertiginosidad de una feria como ArteBA.

Fernando Farina, curador del espacio, detalló que "fue un desafío" porque Sastre "encaró un proyecto con fuerte carga poética, distinto de lo que venía haciendo en sus producciones anteriores que estaban más vinculadas al humor y la ironía".

Las imágenes proyectadas registran la nevada histórica del 5 de marzo pasado, fecha en la que Sastre se encontraba en Nueva York, y el impacto que le generó esta situación lo llevó a filmar las calles de la ciudad. Luego, al ver la filmación, se le ocurrió la idea de invertir el tiempo y trabajar ese concepto, como una manera de cuestionar el sentido cronológico y también como una estrategia para ayudar a otros artistas. Un aspecto ya transitado por este creador con su famoso "perfume de Mujica" que realizó con flores que el ex presidente uruguayo y su mujer recogieron de su jardín. U from Uruguay fue subastado en Venecia cuando Sastre representó a su país en la tradicional bienal y el dinero fue destinado a la constitución de un fondo nacional para el arte contemporáneo uruguayo.

El contexto comercial fue sustancial en Time a partir de la relación con los espectadores que, apreciando la obra, donaron su tiempo al sentarse en sitios señalizados con luces. Esos lugares eran cronometrados al ser ocupados por personas que, quizás sin saberlo, ayudaron a la promoción de artistas emergentes elegidos entre los participantes del Barrio Joven. Los minutos acumulados fueron transformados en dinero y la obra Amigo del interior fue el proyecto elegido.

El colectivo de artistas formado por Ángeles Ascúa (egresada de la Universidad Nacional de Rosario), Lucrecia Lionti, Mario Scorzelli y Belén Romero Gunset, autores de la obra elegida, indaga sobre los modos de circulación del arte contemporáneo a partir de diferentes programas que promueven la interrelación de los diversos agentes del campo artístico.

La búsqueda

Time resultó una invitación a vivir el tiempo de otra manera, a reflexionar sobre la vida y las condiciones de existencia. Nociones que reverberan en la frase "tiempo invertido", reiterada en varias ocasiones por Sastre quien apeló al doble sentido de "tiempo": cronológico y climático, e "invertido": en una direccionalidad retrospectiva y futura. En diálogo con Más, Sastre revela las motivaciones que impulsaron su obra.

—El tiempo es una de las grandes preocupaciones del ser humano.

—Hoy parecería que nadie tiene tiempo y la tecnología, que nos iba a facilitar muchas cosas, generó lo contrario. El video se dirige a la idea de volver a un origen, como a un estado anterior. Me fascina la teoría del Big Bang porque lleva implícita la posibilidad de un big crunch donde todo el universo oscilante en algún momento va a llegar a su límite produciendo el mismo proceso pero de manera inversa.

—¿Qué recordás del momento de filmación, cuando se te ocurrió la obra?

—El día de la filmación decidí quedarme en Times Square porque me pareció muy impactante la imagen de la naturaleza apoderándose del centro de la cultura occidental, pero nunca me di cuenta que estaba siendo parte de una tormenta histórica. Por otro lado, la cámara usada registra 120 cuadros por segundo pero el video está ralentizado, por eso se ven detalles que el cerebro en una velocidad normal no registra. Cuando me puse a ver las imágenes grabadas en reverse, y vi los copos de nieve hacia arriba, me di cuenta de que eran las imágenes apropiadas para trabajar la propuesta de Chandon porque me recordaban a las burbujas ascendentes del espumante.

—¿Qué otros elementos reforzaron esta vinculación?

—El concepto de tiempo está muy relacionado a la marca por el proceso necesario para la producción de este tipo de vinos y lo que implica tomarse un tiempo. No todos los momentos tienen que ser productivos en un sentido mercantil porque la idea de esta obra es que algo improductivo como el arte pase a ser productivo y que en lugar de convertirse en propiedad de la persona que lo adquiere pueda ser de la persona que lo está observando, quien se relaciona directamente con el creador a través de un sponsor que funciona como puente.

Comentarios