Edición Impresa
Sábado 06 de Agosto de 2011

El tiempo fugaz de Empalme

“En la vida todo se debe aprovechar sabiendo que hasta la palabra tiempo es fugaz”.

“En la vida todo se debe aprovechar sabiendo que hasta la palabra tiempo es fugaz”. La frase está estampada en la pared del dispensario Juana Azurduy, ubicado en la esquina de la escuela José Ortolani, la misma en la que ayer tres chicos fueron heridos de bala al quedar en medio de un tiroteo.

La zona donde se produjo la demencial balacera, en pleno mediodía, estaba muy congestionada. Génova, la avenida comercial más importante de Empalme Graneros después de Juan José Paso, tenía un flujo vehicular y peatonal intenso. El tiroteo sacudió la esquina de Génova y Cullen. A cien metros, en Génova y Fraga, decenas de familias entraban y salían del dispensario Juana Azurduy.

La policía no sabía ayer qué fue lo que llevó a un par de motociclistas a dirimir sus problemas a los tiros en medio de los chicos que salían de la escuela. Para los padres de esos pibes, la postal es habitual.

En el barrio la violencia suele ser moneda corriente. Rencillas entre bandas, arrebatos y trifulcas callejeras le dan a diario mucha actualidad a la frase pintada con colores en la pared del dispensario.
Y estos tres chicos, que todavía tienen mucho para disfrutar, tuvieron la desgracia de cruzarse con una irracional disputa a balazos.

Este año, para terminar con los arrebatos, la dirección de la escuela recurrió a un referente barrial que parece haber aquietado las aguas. Pero ayer las madres estaban asustadas y se quejaban a metros de las ventanas enrejadas del colegio.

Créase o no, el “referente” parece velar por la seguridad de todos; en una zona donde “la palabra tiempo es fugaz” y algunos pleitos se dirimen a los tiros.

Comentarios