Coudet
Viernes 09 de Septiembre de 2016

El teorema de los 9, un motivo de discusión futbolera

Al Central de Coudet siempre le funcionó jugar con dos centrodelanteros, a Newell's hace rato que no. Debate abierto

Siempre fue un motivo de ardua discusión futbolera y por lo tanto nunca hay consenso absoluto. Desde aquella pregunta repetida mil veces en la época de Marcelo Bielsa en la selección sobre si Gabriel Batistuta y Hernán Crespo podían jugar juntos, las conjeturas se multiplicaron. ¿Pueden dos 9 compartir cancha? La pregunta viene a la ocasión para hacer simplemente un ejercicio, para nada determinante, y que invita al debate, en vistas de que los dos equipos rosarinos en la actualidad muestran caras contrapuestas. Mientras que en Central el ciclo de Eduardo Coudet se caracterizó por poner dos centrodelanteros casi en forma permanente con muy buen resultado y varios intérpretes, en Newell's Diego Osella vivió esa opción en el pasado con escasos dividendos y ahora se encuentra ante el buen dilema de volver a ella con la posibilidad de Mauro Matos para acompañar a Ignacio Scocco.

Lo del Chacho estuvo claro casi siempre desde mitad de 2015, cuando llegó Marcelo Larrondo. Antes a Marco Ruben solía acompañarlo Niell, alguna vez Delgado y Cervi, pero no otro 9. Pero desde entonces Coudet puso habitualmente (en el 66% de los partidos) en cancha dos 9 con muy buen resultado. Fueron 5 duplas: Larrondo-Ruben 14 veces (marcaron 17 de los 28 goles); Larrondo-Herrera 1 vez (dos goles del primero y otro del Chaqueño); Ruben-Herrera 12 veces (12 goles sobre 22); Herrera-Bordagaray 1 vez (2 goles, 1 cada uno) y sin goles en el único partido que jugaron Ruben-Teo Gutiérrez. O sea, un muy buen dividendo.

En Newell's en cambio los antecedentes de éxito con dos 9 en cancha son escasos. Desde 2005 para acá, sólo en 15 oportunidades jugó con un tándem así y apenas en 2 de ellas marcó uno de los dos: fue Ignacio Scocco y en dos partidos con Osella al mando (Unión y Tigre), cuando hizo dupla con Lucas Boye.

El actual DT leproso jugó otras dos veces con ellos y después no más. Antes de Osella, en los dos encuentros que dirigió Juan Pablo Vojvoda también puso esa dupla sin convertir en el 5-0 a Racing y el 1-4 ante Boca.

Y mucho antes, en los últimos 10 años sólo 9 veces jugaron dos 9 juntos, sin marcar goles: Scocco-Santiago Silva 1 vez en 2005; Cristian Núñez-Boghossian 1 vez en 2010; Iván Borghello-Sebastián Taborda 1 vez en 2010; Maxi Urruti-Federico Falcone 3 veces en 2011; Carmelo Valencia-Víctor Aquino 1 vez en 2011; y Scocco-Ezequiel Ponce 2 veces en 2015. Además, no hay que olvidar que el ciclo de Gerardo Martino, con título incluido, nunca incluyó a dos 9 de entrada.

Central fue protagonista con dos 9, Newell's con uno solo y no le funcionó cuando los utilizó. Pero lo dicho, todo es relativo y un teorema de discusión sin fin.

Datos: Carlos Durhand

Comentarios