Edición Impresa
Sábado 29 de Junio de 2013

El sueño de la seño Gladys comienza a cumplirse

Es una de las maestras fallecidas en la tragedia de Tostado. Proyectaba llevar a sus alumnos a Córdoba

Un grupo de maestras de la Red Cossettini comenzó a cumplir el sueño de una de las maestras fallecidas en la tragedia de Tostado, Gladys Saavedra, de llevar a los chicos de la Escuela Nº 603 de San Bernardo de viaje de fin de curso. Ya consiguieron hospedaje para la primera semana de diciembre en La Falda. "Esto nos da mucha alegría, no lo imaginé nunca. La verdad es que lloré de la emoción cuando me enteré", confió a LaCapital la directora de la primaria de San Bernardo, Sandra King.

Gladys Saavedra es una de las siete maestras que a fines de mayo pasado perdió su vida cuando se trasladaba de Tostado a San Bernardo a dar clases. Tenía el sueño de llevar de viaje de fin de curso a sus alumnos que nunca habían tenido esa posibilidad, algo en lo que se había empeñado en cumplir, más allá de las dificultades económicas que implicaba. Un grupo de maestras de la Red Cossettini se enteró por este medio de este deseo trunco y comenzó a trabajar para que cumplir el sueño de Gladys. La buena noticia es que de tanto golpear puertas ya lograron hospedaje en La Falda para los chicos, para la primera semana de diciembre. Fue gracias a la Municipalidad de la ciudad cordobesa.

Luego del trágico suceso, LaCapital visitó la escuela primaria Nº 603 General San Martín. Allí su directora, Sandra King recordó a las docentes fallecidas, en especial "la alegría con la que llegaban a dar clases a diario". También comaprtió el sueño de Gladys de llevar a sus alumnos de viaje de fin de curso a Córdoba, ya que nunca habían tenido una oportunidad semejante.

"Sabíamos que era muy difícil, por la distancia y por la cuestión económica, pero Gladys tenía tanto entusiasmo que me contagió a mí", había contado la directora sobre los deseos de la maestra fallecida. Por esa misma razón ella había decidido seguir adelante con ese proyecto.

Lo que nunca imaginó ni estaba en los planes de la directora King es que enteradas por este medio de ese deseo, un grupo de maestras que integran la Red Cossettini (una asociación dedicada a difundir la obra de las hermanas Olga y Leticia Cossettini) se pondría a trabajar para concretar el viaje.

"Pienso que por algo se da todo esto, porque nunca fue el objetivo de esa nota. Y si bien siempre digo que soy muy espiritual, siento que en todo esto Gladys está muy presente. Esto nos da mucha alegría, no lo imaginé nunca. La verdad es que lloré de la emoción cuando me enteré", expresó la directora Sandra King, muy conmovida y agradecida con la solidaridad de estas maestras.

La voz de alerta. La primera en alertar a la Red fue Amanda Paccotti, una maestra rosarina jubilada, ex alumna de las Cossettini. El llamado de atención de Amanda no se hizo esperar, alcanzó con compartir la nota publicada en el diario y enseguida desde distintos puntos de la provincia y también desde las provincias de Buenos Aires y Córdoba comenzaron a llegar las primeras ideas y proyectos.

Un grupo de Buenos Aires planea un festival para reunir fondos y otro de Córdoba, con la educadora Dora Ciappini al frente, logró el alojamiento gracias a la solidaridad de la Municipalidad de La Falda para los 20 chicos y un grupo de adultos que los acompañará.

El primer paso ya está dado, ahora queda por delante asegurarles el transporte y las comidas. Para colaborar con la iniciativa de la Red Cossettini, comunicarse con Amanda Paccotti, escribiendo al email: amanda—paccotti@yahoo.com.ar o bien al de Dora Ciappini: dciappini@gmail.com

Tragedia de Tostado. El 27 de mayo pasado un trágico choque ocasionado por la niebla ocurrido en la ruta 95 que une Tostado con Villa Minetti se llevó la vida de 10 personas, entre ellas la de 7 maestras que viajaban en una traffic a dar clases. Dos de esas docentes habían titularizado en San Bernardo, una pequeña localidad de no más de 200 habitantes ubicada al norte de la provincia (entre Tostado y Villa Minetti). Y las otras cinco a dos primarias de Villa Minetti.

"A esta escuela asisten chicos de bajos recursos económicos. En 7º grado nunca fueron a ningún lado porque los viajes de fin de año hace mucho que no se autorizan desde Educación y entonces los financian los padres; se hacen con empresas privadas. Apenas llegó Gladys a esta escuela, los chicos le manifestaron que querían ir a Carlos Paz. La verdad es que lo vi difícil, por todo lo que implica, pero logró contagiarme con su compromiso", había contado la directora sobre el sueño de Gladys.

Comentarios