El Mundo
Sábado 14 de Enero de 2017

El socialismo español arranca un año clave para superar su crisis

Culminada una etapa marcada por el bloqueo político en el país, y tras un "annus horribilis" para la formación, ésta debe redefinir ahora su proyecto, perfilar su estrategia de futuro y, sobre todo, ocupar el sillón de la secretaría general, vacío desde octubre.

El Partido Socialista de España (PSOE), el más importante de la oposición,arranca hoy una etapa clave para tratar de superar la mayor crisis interna de su historia con un cónclave en el que se definirá el calendario para elegir a un nuevo líder. Culminada una etapa marcada por el bloqueo político en el país, y tras un "annus horribilis" para la formación, ésta debe redefinir ahora su proyecto, perfilar su estrategia de futuro y, sobre todo, ocupar el sillón de la secretaría general, vacío desde octubre. "Tan crucial como el debate de persona" es la "actualización del proyecto con el que el PSOE se presenta ante los españoles", dijo ayer en una entrevista Mario Jiménez, portavoz de la gestora que lleva las riendas del partido desde la dimisión de su líder.

La sede nacional del PSOE, situada en Madrid, acogerá hoy una sesión extraordinaria del Comité Federal, máximo órgano de decisión de los socialistas entre congresos, con el objetivo de fijar la fecha de los comicios internos para elegir al líder del partido y la del Congreso Federal en el que la persona designada será ratificada. Ante los rumores que señalan el mes de junio para la celebración de este cónclave, diversas plataformas de militantes socialistas, críticas con la gestora del PSOE, reclamaron ayer que se celebre cuanto antes por si hay un adelanto electoral en España.

Sánchez y el apoyo de las bases

La formación lleva ya más de tres meses descabezada. El que era su líder, Pedro Sánchez, dimitió a principios de octubre tras un golpe de mano por parte de sus compañeros de partido, que trataron de forzar su retirada provocando un cisma sin precedentes. En el trasfondo estaba la decisión a tomar ante la investidura del adversario tradicional de los socialistas: el conservador Mariano Rajoy. Mientras Sánchez se oponía a permitirle gobernar con una abstención en su votación de investidura, otro sector abogaba por poner fin así al bloqueo político en el que se encontraba España.

Ahora, la gran incógnita es si el ex líder socialista, de 44 años, volverá a intentar ponerse al frente del PSOE. Con el apoyo de las bases y de algunos sectores del partido, podría convertirse en el gran rival de Susana Díaz, actual líder del PSOE en Andalucía y una de las dirigentes más fuertes de la formación.

Al igual que el PSOE, el resto de los principales partidos españoles celebrarán este año sus cónclaves más importantes.

Comentarios