El Mundo
Martes 10 de Enero de 2017

El sirio Assad descartó de plano abandonarel poder

El presidente sirio Bashar Assad descartó una tregua parcial en Siria, en una región que suministra agua a Damasco, y reiteró su férrea oposición a discutir su salida del poder en las negociaciones previstas próximamente.

El presidente sirio Bashar Assad descartó una tregua parcial en Siria, en una región que suministra agua a Damasco, y reiteró su férrea oposición a discutir su salida del poder en las negociaciones previstas próximamente.

Tras haber retomado la totalidad de Alepo, las tropas del régimen y su aliado libanés shiíta Hezbolá llevan a cabo una ofensiva para expulsar a los rebeldes de Wadi Barada, a 15 km de Damasco, y retomar el control de las principales fuentes de agua Damasco. Estos combates anulan de hecho el alto el fuego impulsado por Rusia y Turquía y en teórico vigor desde el 30 de diciembre, que son el preludio a negociaciones de paz previstas a finales de enero. "La misión del ejército es liberar este sector para impedir que los terroristas utilicen el agua para asfixiar a la capital", declaró en entrevista a medios franceses. Además, remarcó que "el alto el fuego no incluye ni al Estado Islámico, ni al Frente Al Nusra". Wadi Barada está ocupado por Al Nusra. Este grupo fue rebautizado Fateh al Sham tras haberse distanciado de Al Qaeda. Ayer tenían lugar violentos combates en Wadi Barada entre el régimen y Hezbolá, por un lado, y rebeldes, por el otro, que incluían a una minoría de Fateh al Sham, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El régimen sirio efectuó el domingo ataques aéreos y de artillería, tras el fracaso de una negociación para reparar una estación de bombeo, según esta fuente. El régimen acusa a los rebeldes de "contaminar con diésel" las reservas de agua. Los insurgentes lo niegan y aseguran que las infraestructuras fueron destruidas por los bombardeos.

Horrendo video

El Estado Islámico mostró en un video cómo tres menores, uno de ellos de corta edad, asesinan a tres hombres acusados de ser espías kurdos en la provincia siria de Deir Ezzor. La grabación, que dura más de 18 minutos, muestra a los tres "cachorros del califato", como el Isis denomina a los menores que recluta, en un parque de atracciones abandonado con sus víctimas. Dos de los adolescentes decapitan a los prisioneros con cuchillos, mientras que el tercero, el más pequeño, mata al hombre con una pistola. Los asesinatos tienen lugar en distintos juegos del parque. En el video también se ve a los menores participar de una lapidación.

Comentarios