Dilma
Viernes 05 de Agosto de 2016

El Senado le dio otro empujón a Dilma hacia su destitución permanente

Una comisión investigadora la consideró culpable. El martes próximo la Cámara alta aprobaría por mayoría simple ese dictamen

Una comisión del Senado brasileño votó por la destitución definitiva de la suspendida presidenta Dilma Rousseff, y de hacerlo dentro de este mes. La decisión de la comisión de instrucción del Senado se tomó a 24 horas de la histórica apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Aunque todos en Brasil dan por políticamente muerta a Rousseff, esta semana el Senado aceleró los tiempos del proceso en su contra.

Rousseff no ejerce la presidencia desde el 12 de mayo, cuando fue sustituida interinamente por el vice Michel Temer, según el procedimiento de impeachment que rige en la Constitución brasileña. Rousseff denuncia, junto con su partido PT, un "golpe", mientras Temer y sus aliados afirman que han seguido escrupulosamente el procedimiento de destitución estipulado por la Carta Magna.

"El resultado es 14 a 5", a favor de la acusación de Rousseff y su destitución definitiva, anunció el senador Raimundo Lira, que dirige los trabajos de la comisión y es aliado del presidente interino Michel Temer. Para que el caso llegue a su instancia final de sentencia, el dictamen de la comisión deberá ser refrendado por el pleno de 81 senadores el próximo martes. Si en esa ocasión una mayoría simple de los senadores opta por la acusación, algo que puede darse por descontado, Rousseff quedará a una sola votación más de perder su mandato en forma definitiva. A fines de agosto se pondría fin a su mandato y al ciclo de 13 años del PT en el poder.

Rousseff, que acusa a su ex vice Temer de haberla "traicionado" y denuncia "un golpe" en su contra, está acusada de haber violado la Constitución al aprobar gastos del gobierno sin la venia del Congreso y firmar decretos para financiar al Tesoro con la banca pública. Las dos infracciones son consideradas "crímenes de responsabilidad", según los tipifica la Constitución, y por esto pueden terminar con el mandato presidencial de Rousseff, pese a sus denuncias de "golpe".

Una amplia mayoría de los congresistas y de analistas políticos considera que Rousseff, ahijada política del ex presidente Lula da Silva, tiene nulas posibilidades de conservar el poder y afirman que el impeachment llegará a su instancia final con el apoyo de dos tercios (54) de los senadores, número necesario para sellar la caída. Ese número ya fue alcanzado y superado incluso por un voto cuando Rousseff fue suspendida el 12 de mayo pasado.

Ayer, la comisión investigadora dio un amplio respaldo al informe de 441 páginas del senador a cargo de la instrucción, Antonio Anastasia (PSDB), que se pronunció a favor del impeachment. "La gravedad de los hechos constatados no deja dudas en cuanto a la existencia, no de meras formalidades contables, sino de un auténtico atentado contra la Constitución", dijo al leer su voto.

"Estoy muy triste, era un resultado esperado. Quedó muy evidente que se preocuparon más con el proceso que por el mérito. Buscaron una razón para separar a la presidenta de su cargo", comentó la senadora petista Gleisi Hoffmann. Rousseff quedó a un paso de convertirse en el segundo jefe de Estado en ser destituido por el Congreso en 24 años, cuando fue defenestrado el conservador Fernando Collor.

De verificarse ese escenario, Temer gobernará hasta fines de 2018. Temer, un abogado de 75 años que integró la fórmula con Rousseff en las dos elecciones que esta ganó, ya avisó que pretende asistir a la cumbre del G-20 a inicios de septiembre en China sin ser "presidente provisorio" y presiona para que el proceso termine este mes, tras el cierre de los Juegos.

Cuando el plenario del Senado vote el próximo martes, el proceso ya será conducido por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski. Como es ampliamente anticipado, el juez respaldaría los cargos. Esta instancia del impeachment se extenderá por cinco días y el día de la sentencia la defensa podría estar a cargo de la propia Rousseff.

Un aspecto especialmente doloroso para el PT es que el pedido de impeachment se inició en octubre del año pasado con la firma de tres juristas. Y uno de ellos, Hélio Bicudo, fue fundador del PT. Bicudo dice que Rousseff violó "la legislación respecto a la salud fiscal del país, dando la impresión de que todo estaba bien".

Comentarios