la_region
Jueves 08 de Septiembre de 2016

El Senado adhirió a la ley para regular el consumo de sal

El Senado santafesino aprobó la adhesión de la provincia a la ley nacional 26.905 sobre consumo de sodio y valores máximos.

El Senado santafesino aprobó la adhesión de la provincia a la ley nacional 26.905 sobre consumo de sodio y valores máximos.

   La norma, impulsada por el titular de la Comisión de Salud Pública y Medioambiente Humano de la Cámara alta, Danilo Capitani (PJ San Jerónimo), apunta a "promover la reducción del consumo de sodio en la población, incentivando el uso responsable de los consumidores" en todo tipo de establecimiento gastronómico que funcione en la provincia. Para ello dispone que "se prohíba el ofrecimiento de sal en saleros, sobres y en cualquier otro recipiente que permita su uso discrecional, a excepción que sea expresamente requerido por el consumidor, bajo su responsabilidad personal. El uso de tal condimento queda reservado al chef o cocinero al momento de elaborar los distintos menúes".

   Fundamentando el proyecto de adhesión a la ley nacional, Capitani explicó que la idea "tiende a instrumentar medidas de prevención en materia de salud y calidad de vida. Desgraciadamente, el consumo de sal es una práctica que se convirtió en un peligro para quienes la consumimos a diario. Su consumo, en los niveles actuales, incide de modo perjudicial en la salud de los consumidores. Las instituciones de salud del mundo tomaron el tema con preocupación, impulsando iniciativas que apuntan a reducir el consumo de sal".

   "Se debe tener en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo medio de sal por día se sitúe en torno a los 5 gramos; algo muy alejado de lo que ocurre. En el mundo el promedio duplica esa cantidad. Si en la Argentina las personas mayores de 35 años bajaran tres gramos el consumo diario de sal por un período de 10 años, los casos de infarto agudo de miocardio se reducirían en un 21,6 por ciento y los accidentes cerebrovasculares en un 20,5 por ciento", indica un estudio publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública.

   O sea si en 10 años los argentinos consumieran en promedio 9 gramos diarios, cifra aún lejana a la recomendada por la OMS, además de mejorar la salud y de prolongar su vida, se generaría un ahorro neto en términos de gastos de salud de entre 2.080 millones y 3.765 millones de dólares.

   Además, en el texto del proyecto se fija que los restaurantes, confiterías, bares, pizzerías, venta de comidas rápidas y afines, deberán ofrecer en su menú la opción de platos preparados sin sal o con bajo contenido de sodio. La norma impulsada por Capitani fue aprobada por el Senado y pasará a Diputados para su estudio y sanción.

Comentarios