Ovación
Sábado 03 de Septiembre de 2016

El sello de Bauza

La selección nunca será ridiculizada, tampoco levantará ovaciones.

La actuación de la selección argentina contra Uruguay en Mendoza reflejó con precisión quirúrgica lo que Edgardo Bauza es como entrenador. Fue un triunfo sin estridencias, en voz baja, y que sólo levantó polvareda futbolística porque en la cancha estuvo Lionel Messi. En realidad, de no haber sido por la presencia del crack rosarino, el debut del Patón hubiera sido uno más de la lista de procesos que no terminaron con un título.

Argentina sigue siendo un equipo con bríos renovadores por lo que genera Leo. Lo mismo pasó en las etapas de Alejandro Sabella y Gerardo Martino. Sin Messi, la selección nunca alejó la sensación de ser un rejuntado de jugadores con cuentas bancarias abultadas. Pero como equipo es realmente del montón. El jueves tampoco funcionó como fuerza colectiva. Lo que sí hay que valorar es que la expulsión de Paulo Dybala les calzó como anillo al dedo a las pretensiones del Patón para exponer su ideario. Claro que esto contó con la ayuda de lo que queda de Uruguay como selección medianamente respetada en Sudamérica. Es verdad que si hoy se jugara el Mundial 2018, el conjunto del Maestro Tabárez está entre los clasificados. También es cierto que Uruguay atraviesa un marcado proceso de degradación futbolística que empezó a notarse cuando quedó eliminado de la primera fase de la Copa Centenario 2016. Por encima de todo, incluso por el triunfo en el estreno, se saluda con todos los honores que Bauza le haya impregnado ya en la presentación del equipo un sello de austeridad. El Patón llegó al banco de la selección silbando bajito y pateando las piedras, y seguramente se irá de la misma manera. Siempre pondrá en cancha a un equipo que nunca jugará para diez puntos, pero tampoco para tres. La selección siempre estará a la altura de lo que se espera bajo su conducción. Lo demostró en Mendoza cuando no dudó ni un segundo para indicarle a Alario que entrara para dar una mano en la contención y que se olvidara de que es uno de los mejores nueve del fútbol argentino. Con Bauza, Argentina nunca será ridiculizada como ocurrió con la selección de Diego Maradona en el 6-1 en La Paz. Eso sí, también es difícil imaginar que el ciclo del Patón le hará un tajo a la historia argentina.

Comentarios