Eliminatorias Sudamericanas
Martes 11 de Octubre de 2016

El seleccionado argentino tuvo un partido para el olvido y cayó ante Paraguay por 1-0

Con un rendimiento muy flojo, que incluso llevó a desperdiciar un penal, la Argentina cayó ante el equipo guaraní por 1-0 en un partido de la 10ª fecha de las Eliminatorias Sudamericanas y fue despedido con silbidos. Derlis González, a los 17', marcó el único tanto del partido. Y Justo Villar le detuvo un penal al Kun Agüero en el inicio del complemento.

Con un partido para el olvido, un flojo rendimiento y mostrando una carencia futbolística muy marcada, el seleccionado argentino cayó por 1-0 ante Paraguay en Córdoba, en el marco de la 10ª fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para Rusia 2018.
Es cierto que pese a jugar mal el seleccionado estuvo a tiro del empate en un par de situaciones, pero ni una cosa ni la otra hubiese cambiado el concepto de un equipo que tuvo muchas más sombras que luces.
Derlis González, a los 17, en una tremenda contra y aprovechando una serie de errores conceptuales del fondo argentino, aprovechó para marcar la apertura del marcador en una ventaja que no aparece desmedida en este etapa, en la que la Argentina le costó mucho atacar y dio muchas ventajas en el fondo.
Embed
Más allá de una par de definciones malogradas del Pipita Higuaín, la más clara de la selección albiceleste estuvo en los pies de Di María, pero su remate pegó en el palo.
Embed
Chiquito Romero, el arquero argentino, evitó lo que puedo ser el segundo de Paraguay, al taparle un remate desde afuera de Romero.

Embed
El inicio del complemento fue muy favorable para el equipo dirigido por el Patón Bauza, que al minuto tuvo un penal tras una mano de Da Silva en el área, luego de un cabezazo de Higuaín. Pero el remate anunciad del Kun Agüero le permitió a Justo Villar ir sobre su izquierda y detener el remate.
Al minuto nomás, el Kun armó una jugada estupenda, en la que dejó a varios rivales en el camino, pero Villar otra vez le ahogó el grito.
Embed
Con el correr de los minutos, el seleccionado argentino entró en la desesperación y tuvo más empuje que fútbol, pese a los ingresos de Paulo Dybala -en lugar de Gaitán- y de Pratto -en lugar de Banega-, mientras que Paraguay se decidió casi exclusivamente a esperar y ver si podía lastimar de contra.
Pese a todo, la Argentina tuvo el empate en un remate desde lejos de Dybala, que Villar tapó con esfuerzo, una media vuelta de Higuaín desde lejos, que se fue cerca, y un cabezazo de Agüero, pero no mucho más.
El final del partido, encontró a los jugadores con la cabeza gacha y envueltos en silbidos, lo que marca el rendimiento que tuvo el equipo, que volvió a defeccionar en defensa, que tuvo empuje, pero muy pocas ideas y que se nubló cada vez que se acercó al área.



Comentarios