Edición Impresa
Sábado 26 de Julio de 2014

El sector tambero, en el cruce entre la urgencia y las promesas

(Por Gustavo Gigena / La Capital). _ La esperada reunión con los ministros de Agricultura y Economía dejó más incertidumbres que certezas. La rentabilidad en el foco de debate.

La tan ansiada reunión de las entidades lecheras con los ministros de Agricultura y Economía de la Nación dejó más incertidumbres que certezas. Aunque desde el gobierno nacional les anticipó la puesta en marcha de medidas para fortalecer al sector, no reconoció que el precio que percibe el productor es insuficiente para una ecuación de costos equilibrada y mucho menos para obtener rentabilidad en el negocio.

"Es fundamental que hoy estemos todos juntos, dialogando con respeto, para encontrar el mejor camino para fortalecer el sector lechero. Sin embargo, es muy importante que cuando convoquemos al resto de los miembros de la cadena y representantes de las provincias, se acerquen todos para avanzar en el desarrollo de las políticas públicas que el sector requiere", esgrimió como conclusión Carlos Casamiquela luego de la reunión con los sectores primarios y los gobiernos provinciales, esta semana en el Ministerio de Economía.

Lo que unánimemente destacaron las partes como positivo fue el retorno del diálogo entre el gobierno nacional y las entidades del campo, al menos en lo que respecta a la lechería, factor que había motivado una multitudinaria asamblea de productores en la ciudad de Sunchales a principios de mes.

"Estamos convencidos de que trabajando de manera mancomunada en el análisis de la situación del sector, evaluando cada eslabón de la cadena de valor, se podrán diseñar estrategias que permitan abordar las problemáticas coyunturales y también las estructurales para la optimización de la producción láctea", admitió Axel Kicillof en la apertura del encuentro con los tamberos.

En este sentido, el sector está a la espera de las principales medidas anunciadas, entre las que pueden destacarse créditos blandos, incentivos para incrementos de la producción y calidad de la leche, mediante recursos de la Secretaría de Comercio Interior; herramientas del Fondo de Emergencia Agropecuaria y la participación en programas como el PEA, Cambio Rural II y Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear), según prometieron desde el gobierno nacional.

De la reunión participaron también los secretarios de Comercio, Augusto Costa, de Agricultura, Ganadería y Pesca, Gabriel Delgado, y de Coordinación Político Institucional y Emergencia Agropecuaria; Javier Rodríguez; el ministro de la Producción de Santa Fe, Carlos Fascendini; intendentes, funcionarios y productores de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe, además de las 17 entidades lecheras (oficialistas y opositoras) que representan a los tamberos de todo el país.

EL PRECIO. Entre los puntos centrales que los productores llevaron en su agenda para la reunión estuvo el precio percibido por la materia prima. Más allá de una cuestión estructural deficiente en la formación del precio, que indica que en la Argentina los tamberos siguen cobrando en su mayoría por volumen (litro) y no por calidad (composición de la materia prima), la coyuntura económica y financiera de los tamberos se agravó en el verano no sólo por efecto del clima (exceso de lluvias) sino por la devaluación y el aumento de los insumos dolarizados que inciden directamente en los costos de producción.

En este punto no hubo coincidencias con el análisis del gobierno, quien en voz de Kicillof afirmó que el productor percibió en el último año un aumento del 80 por ciento en el valor de la leche, lo cual si bien es cierto en términos nominales, a valor constante no fue suficiente para contrarrestar el escenario inflacionario y la baja de producción asociada a la cuestión climática.

Los productores tenían expectativas de que el gobierno les reconociera que los costos están en el umbral de la rentabilidad, pero nuevamente la industria hizo su jugada anticipadamente. Según los asistentes a la reunión con los ministros, en Economía están convencidos de que 3 pesos por litro es suficiente para obtener rentabilidad.

Allí se dejó entrever que dos importantes industrias lácteas asesoraron personalmente al secretario de Comercio Interior y éste al Jefe de Ministros, Jorge Capitanich, para que expresen oficialmente esta posición.

Hasta aquí, queda en evidencia que la opinión y el asesoramiento del Subsecretario de Lechería, Jorge Arturo Videla, no son escuchados en esferas superiores. En Sunchales, Videla había admitido públicamente que 3 pesos por litro era insuficiente para sostener la rentabilidad de un tambo.

Lo que no se analizó además en la reunión, y que es central para el contexto de la problemática del precio, es que la situación financiera del productor de la cuenca central santafesina es crítica, a causa del endeudamiento residual que arrastra desde 2012 y la falta de liquidez por la estrepitosa caída estacional de la producción (30 por ciento a 40 por ciento) agravada con los excesos hídricos de febrero a mayo inclusive, que propiciaron la pérdida total de pasturas, reservas y estado corporal de los rodeos.

EL CEPO. Si bien Videla había negado en la asamblea de tamberos de Sunchales la existencia del cepo lácteo (amenaza de suspensión de ROE blanco) a los industriales que pagasen más de 3 pesos por la materia prima, lo cierto es que en la última reunión entre las partes el mismo secretario de Comercio, Augusto Costa, sugirió lo contrario y no lo negó.

Ante la pregunta de un productor de la cuenca rafaelina durante la reunión para que el sucesor de Guillermo Moreno desmienta o ratifique como de su autoría la existencia de un cepo extorsivo hacia los industriales para congelar el precio de la leche cruda, el secretario ni lo aseveró ni lo desmintió; simplemente adujo que lo que él determina desde la Secretaría de Comercio no parte de decisiones personales sino de una política de gobierno que fija lineamientos, dando por sentado que esta "recomendación" a los industriales existió y está vigente.

Comentarios