Escenario
Sábado 08 de Octubre de 2016

"El rosarino es prejuicioso"

El grupo acaba de editar su tercer disco, "Tristeza", un álbum más íntimo y oscuro. Hoy lo presentan en el Galpón de la Música.

A los músicos no les gustan las etiquetas, pero los integrantes de Mi Nave no tienen problemas en reconocerse como una banda de "pop raro". En sus influencias se mezclan Radiohead, Sonic Youth, Los Natas, The Cure, Dead Can Dance y Joy Division, según ellos mismos dicen, y desde ahí logran una identidad singular que los convierte en uno de los grupos más originales de la escena rosarina actual. El combo integrado por Feli (guitarra y voz), Andrés Yeah (guitarra), Josi Mai (sintetizadores y voz), Martín Salvador Greco (bajo) y Ale Goma (batería) se terminó de conformar en 2010. En 2012 editaron su primer disco, "Brillante", y dos años después salió "Estela", donde definieron su sonido con texturas cercanas al noise, el shoegaze y el post punk. Ahora están de vuelta con su tercer CD, "Tristeza", un álbum más "íntimo y oscuro", que presentarán esta noche en el Galpón de la Música. Como bandas invitadas tocarán Atrás Hay Truenos y Pal Das Shutter.

"Somos muy curiosos, siempre estamos en Internet escuchando lo que está sonando", dice Feli, cantante y guitarrista de Mi Nave. Esa curiosidad los llevó por los márgenes más alternativos del rock, lejos de los esquemas clásicos. "Nuestros temas no están estructurados como canciones, pero igual en cada tema se pueden encontrar elementos del pop y el rock. Los elementos están mezclados y desordenados, tratando de generar texturas y paisajes", explicó.

El nuevo disco, "Tristeza", marca una distancia con los anteriores trabajos de la banda. "La diferencia más notoria es que cambiamos de baterista, y a la hora de componer nos generó una movida, porque nosotros componemos entre todos, zapamos hasta que surgen las ideas", comentó Feli. "La segunda gran diferencia es que trabajamos con un productor de Buenos Aires, Diego Acosta, que nos ayudó a encontrar los sonidos y también trabajó mucho con la estética de las canciones. El nos ayudó a generar un sonido distinto, que es lo que queríamos. Después de hacer dos discos nosotros solos necesitábamos una visión de afuera", agregó.

Según el cantante, el título "Tristeza" fue determinante en el sonido del álbum. "El nombre fue premeditado. Entonces el sonido no podía salir con la misma estridencia y la misma electricidad del disco anterior, porque la palabra nos sumergía en esa cosa más íntima y oscura", observó. Y después aclaró: "Lo hicimos para generar un tipo de paisaje diferente. La palabra «tristeza» no quiere decir que nos queremos matar o que queremos estar encerrados en una cueva. Es sólo una sensación que a veces todos tenemos. La tristeza también puede ser súper constructiva. El amor, la muerte, la tristeza y la felicidad son las cosas que nos atraviesan todos los días. Nosotros no somos tristes, pero es cierto que hay que aprender a convivir con la tristeza", se explayó.

En los discos de Mi Nave las letras a veces se pierden entre los sonidos o suenan como mantras sobre las guitarras. "Nosotros pensamos las canciones colectivamente. Yo soy el cantante pero no soy el líder. Eso también nos diferencia de otras bandas", explicó Feli. "Para nosotros las canciones son como historias donde van pasando cosas y la letra, la melodía de voz, es algo que pasa en un momento y que dialoga con el resto de los instrumentos. Para nosotros todos los sonidos y las melodías tienen el mismo valor. Y la voz es una melodía más dialogando con el bajo y las guitarras. Por eso también las letras son cortas. Están sólo cuando hacen falta para contar esa historia de la canción", señaló.

Por más difusión. Mi Nave se consolidó como una de las mejores bandas de la escena de Rosario, pero esa escena les presenta una panorama complicado. "Nosotros hace mucho que estamos tocando y se hace imposible vivir de la música acá", aseguró el cantante. "Lo hacemos porque nos gusta y porque pensamos que si no lo hacemos nosotros por ahí no lo hace nadie. Y cuando digo «nosotros» también hablo de las bandas que son amigas nuestras. Es difícil avanzar porque sólo depende de nosotros, no hay ninguna ayuda exterior, si bien la Editorial Municipal a veces ayuda a editar los discos y abre lugares como el Galpón de la Música. Todo lo que es bares y boliches le dan más bola a otro tipo de bandas, como las bandas de covers. Además la música que más se escucha en Rosario no es justo la que nosotros hacemos. Pero tampoco renegamos tanto. Nuestro propio reniegue también es nuestra marca. Es difícil, pero es lo que elegimos. Podríamos haber hecho rock clásico o blues y estaríamos tocando en todos lados", dijo entre risas.

Feli destacó la movida de los sellos independientes y a grupos locales como Aguas Tónicas, Matilda, Pal Das Shutter y Chimo. "Son bandas buenísimas pero que no tienen la difusión que necesitan. Cuando la gente las escucha gustan mucho, el tema es que hay pocas posibilidades de escucharlas. Pero eso no depende de las bandas. Los medios y los bolicheros deberían difundir más", apuntó. Y en ese sentido también habló del público: "El rosarino es muy prejuicioso con lo que se hace acá. Si algo viene de Buenos Aires es como que está buenísimo, pero si es de Rosario siempre hay algo para cuestionar", concluyó.

Comentarios