Ovación
Domingo 31 de Julio de 2016

El rojinegro Emiliano Franco y el canalla Malcon Pilone comparten pálpitos y emociones antes de la revancha de hoy

En la clásica rivalidad entre leprosos y canallas, curiosamente pueden encontrarse más coincidencias que lo que cualquiera podría suponer. Ovación entrevistó por separado al rojinero Emiliano "Emi" Franco, de 21 años, y al canalla Malcon "Pila" Pilone, de 18, y encontró varios puntos en común. Después de años de entrenamiento y de pelearla, ambos están dando los primeros pasos en primera con buen desempeño. Hoy se volverán a ver las caras, pero en el Gigante de Arroyito. Ambos serán titulares en el partido más importante de la ciudad: la edición 262 del clásico entre Central y Newell's (eliminatorio, decisivo) por la Copa Santa Fe. No hace falta preguntarles quién ganará el domingo: sin estridencias ni desafíos, ambos coinciden en decir que ganará su equipo. Y también acuerdan en que este próximo partido no debe vivirse a "ganar o morir". Creen que los hinchas deben disfrutarlo, tanto como ellos. Rivales, no enemigos.

Franco había jugado en primera unos pocos minutos. "Entré en las últimas dos fechas, 30 minutos contra Temperley y 15 contra Atletico de Tucumán", dijo el volante ofensivo rojinegro. En cambio para Pilone todo es más nuevo, debutó en primera contra Newell's el domingo pasado y mañana será titular. "Jamás me imaginé debutar así: estoy viviendo un sueño", dijo el enganche canalla.

¿Cómo es el ánimo antes de un partido tan importante?, preguntó este diario. Ambos hablaron de tranquilidad. "Trato de estar tranquilo. Da confianza conocer desde hace tiempo al compañero que uno tiene al lado. Uno sabe que todos vamos a poner el alma por el equipo", dijo el integrante del plantel de reserva campéon del torneo local de este año. Por su parte, también Pilone dijo estar tranquilo y "disfrutando este momento con este grupo, unido, con el que hace cuatro años que juego y donde tengo varios amigos".

Emiliano, nacido en España, criado en Cruz Alta (Córdoba) y en el club Newton, es el hijo de Darío Franco, ex jugador de Newell's y actual entrenador, pero vive solo en Rosario. "Mi familia ahora está en el exterior", contó. Malcon es de Capitán Bermúdez, con pasado en Barrio Quinta y Santa Catalina. Vive con su familia en San Lorenzo y su papá es cañista. "Irán todos a verme a la cancha. Están más ansiosos que yo", confesó Pila, un sobrenombre que se ganó por ser inquieto y por derivación de su apellido.

Ovación comenzó a tirar paredes y tanto Emiliano como Milton respondieron de taquito. "¿Cábalas?", se les preguntó. "Ninguna", comentó cada uno por su lado. "¿Pálpito?", fue la siguiente. "Si juego yo, ganamos", bromeó el canalla. "Si jugamos como el domingo pasado, el partido es nuestro", arriesgó el leproso. "¿Y sueños deportivos?". La respuesta fue calcada: "Ganar este clásico".

Pero hubo más. El deseo de Emiliano es consolidarse en primera y ser transferido al exterior. El de Malcon también pasa por jugar en primera con "los más grandes del club" y después "llegar a la selección".

Casi para cerrar se les preguntó cómo viven los ánimos vehementes y agresivos, antes, durante y después del partido. "¿Qué le dirías a las hinchadas?", fue el interrogante. "Al hincha rojinegro le diría que nos siga apoyando porque vamos a poner todo. Y a todos los futboleros, que hay que cambiar los ánimos y tranquilizarse", sugirió Franco. "Les diría que disfruten el partido. A los de Central, que nos tengan confianza, jugaremos con todas las ganas. Y a todos en general que un clásico de reserva no se da seguido: es importante para nosotros, espero que para los hinchas también".

   Lo último fue la pregunta por el jugador que admiran. Sin quererlo, ambos volvieron a estar de acuerdo. Eligieron a un jugador de Boca. Emiliano apuntó a Pablo Pérez y Milton a Juan Riquelme. Si no fuera porque los dividen los colores de la camiseta se diría que estos dos jugadores tiene más puntos en común que diferencias. Rivales, no enemigos.

Comentarios