Edición Impresa
Lunes 05 de Noviembre de 2012

El rock sin calendarios

A “Led Zeppelin II” lo conocíamos de memoria. El disco había salido en el 69 pero al barrio Bella Vista llegó unos años más tarde, porque todo nos llegaba tarde. Y cuando escuchamos por primera vez el punteo de “Rompecorazones” quedamos paralizados

A “Led Zeppelin II” lo conocíamos de memoria. El disco había salido en el 69 pero al barrio Bella Vista llegó unos años más tarde, porque todo nos llegaba tarde. Y cuando escuchamos por primera vez el punteo de “Rompecorazones” quedamos paralizados. A Reinaldo, Rodolfo, David y a mí nos gustaba el rock, pero esto era otra cosa.

Porque Plant llegaba hasta el límite de sus posibilidades con su garganta; porque Page seguía con sus punteos en el aire y la guitarra seguía sonando; porque John Paul Jones hacía colchones sonoros súper volados con su órgano; y encima Bonham le pegaba como si dejara la vida en cada redoble. Teníamos en la cabeza el final de “Rompecorazones” y el comienzo de “Living Loving Maid”. Era un discazo, porque también tenía “Whole Lotta Love”, “The Lemon Song” y “Movy Dick”, en la que Bonham me inyectó para siempre la pasión por la batería.

Al primer disco de Led Zeppelin lo descubrimos después. Recuerdo que discutíamos cuál era el mejor en largas noches en la plazoleta de los monoblocks o en mi piecita de calle Iriondo, donde ahí sí teníamos la posibilidad de poner los dos vinilos, uno tras otro en el Winco, y escucharlos como si fuese un ritual sagrado. Después vino “The Inmigrant Song” en el tercer disco y la mejor balada de todos los tiempos “Stairway to Heaven” en el cuarto, el que tenía los símbolos icónicos.

Hoy mi hijo Julián es batero y tiene tatuado en la espalda uno de esos signos, el de los tres círculos entrecruzados, justo el de Bonham. Es la señal inequívoca de que Led Zeppelin sigue más vivo que nunca , como en aquella piecita de Iriondo, como en nueva película. Es lo que pasa con las bandas que dejan huellas, y que no responden a modas ni calendarios. Larga vida a Led Zeppelin.

Comentarios