Ovación
Miércoles 22 de Junio de 2016

El retorno a los trabajos fue con pocos jugadores bajo la orden del Chacho

Fueron 14 los futbolistas en el primer día. Salazar, Alvarez, ambos con problemas personales, y Sosa, los ausentes.

Punto de partida para un nuevo desafío. Casi que si se tiene que cuenta que esté el mismo cuerpo técnico. Mucho menos que la base sea básicamente la misma que la que terminó la pasada temporada futbolística. Ya hay bajas, claro. Son aquellos futbolistas a los que Eduardo Coudet no tendrá en cuenta, aunque hubo otras que llamaron la atención, hasta que desde el cuerpo técnico echaron un poco de luz sobre el tema. Víctor Salazar no participó de la práctica por un problema de salud de su hijo, al igual que Sebastián Sosa (ver aparte) y Pablo Alvarez, a raíz de los problemas personales que arrastra desde hace tiempo, pese a que la semana pasada declaró que no iba a continuar en Central. Un total de 14 futbolistas (Ferrari, Donatti, Burgos, Villagra, Musto, Fernández, Montoya, Delgado, Ruben, Jonás Aguirre, Becker, Herrera, Larrondo y Cetto) formaron parte del reencuentro. Javier Pinola también estuvo, pero su situación es especial, ya que todavía se nueve con muletas.

La figura de Marcelo Larrondo fue sin dudas una de las más cautivantes, ya que viene de un parate importante. Por eso el delantero se entrenó en la cancha principal, junto con Mauro Cetto. Ambos estuvieron también en el gimnasio. El resto, todos con el cuerpo técnico en una de las canchas auxiliares.

Varios, como se esperaba, no estuvieron. Son los casos de Manuel García (ayer rescindió su contrato), Gustavo Colman, Rodrigo Battagia, Gastón Gil Romero (los dos últimos habían llegado como refuerzos en el último libro de pases) y Franco Cervi (transferido a Benfica de Portugal). Otros, los más jóvenes, se entrenaron con la reserva, por la mañana en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria.

Más allá de los nombres, lo que se inició ayer fue un nuevo proceso en Central, en el que se intentará mejorar lo bueno que se hizo en este año y medio en el que el Chacho estuvo al frente del plantel.

Aquellos cabildeos de posturas, sensaciones y discursos sobre la continuidad del entrenador ya son parte del pasado. Porque Coudet entendió que lo mejor era continuar (tenía contrato hasta diciembre) y echar por tierra aquella decisión que les había planteado a los dirigentes de terminar su ciclo como técnico canalla.

En el predio de Arroyo Seco cuerpo técnico y futbolistas volvieron a verse las caras. Y de aquí en adelante habrá un trabajo exigente desde lo físico por realizar, aguardando, por supuesto, la llegada de los refuerzos que el Chacho considera indispensables para que el Central que se viene no sólo mantenga la jerarquía, sino que la potencie.

Multa para Sosa

"Sosa tuvo un problemita con el vuelo y va a tener un problemita con una multa importante", dijo Coudet sobre la ausencia del arquero, de quien esperan que hoy ya pueda estar en Arroyo Seco trabajando junto a sus compañeros.

Comentarios