Brexit
Sábado 25 de Junio de 2016

El Reino Unido votó por la salida de la UE y forzó la renuncia del premier Cameron

La salida de la UE logró un 51,9 por ciento frente al 48,1 por ciento a favor de la permanencia. Dura prueba para el bloque comunitario

Una estrecha mayoría del 51,9 por ciento de los británicos votó a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), lo que impulsó la renuncia del primer ministro David Cameron, provocó un terremoto en los mercados mundiales y sacudió al bloque comunitario. Cameron, defensor de la permanencia, anunció ayer que dimitirá a más tardar para octubre próximo. El premier aseguró que el gobierno y el Parlamento británicos respetarán la voluntad de la mayoría de la población y negociarán con la UE los términos de la salida del Reino Unido.

Una hora después de que la comisión electoral anunciara los resultados, Cameron compareció ante las puertas de su despacho de Downing Street y, con la voz entrecortada, anunció que ya le había informado a la reina Isabel II que presentaba su renuncia aunque aclaró que entregará el mando en octubre, durante la reunión anual del Partido Conservador en Birmingham. "La voluntad del pueblo británico es una instrucción que debe ser cumplida. Quiero a este país y me siento honrado de haberle servido y haré todo lo que pueda en el futuro para ayudar a este gran país a prosperar", subrayó el líder conservador con la voz entrecortada. El premier aclaró que de momento no habrá modificaciones en el libre movimiento de ciudadanos, mercancías y servicios y explicó que quedará en manos del futuro primer ministro encarar las negociaciones con Bruselas para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso sobre la retirada de un Estado miembro de la UE.

Los mercados financieros reaccionaron con fuertes caídas. La cotización de la libra esterlina cayó por debajo de los 1,35 dólares, su nivel más bajo desde 1985. Muchos expertos temen que el "Brexit" provoque una crisis económica, la pérdida de empleos y el derrumbe de la moneda nacional británica.

Mientras el gobierno británico apuesta por demorar la salida de la UE, altos representantes de la Unión Europea instaron a la premura. "Cualquier demora prolongaría innecesariamente la incertidumbre", afirmaron desde Bruselas los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del Parlamento Europeo; Martin Schulz, así como el premier holandés Mark Rutte, cuyo país ejerce la presidencia rotatoria de la UE hasta el 1º de julio. Este mismo sábado se reunirán en Berlín los ministros de Exteriores de los seis Estados fundadores, para analizar las consecuencias del referéndum. Alemania y Francia tienen previsto presentar propuestas conjuntas para la evolución de la UE de ahora en más. Al margen de la cumbre de la UE el martes y miércoles en Bruselas, habrá una "reunión informal" de los 27, por primera vez sin el Reino Unido.

La canciller alemana, Angela Merkel, convocó además al presidente francés, François Hollande, al primer ministro italiano, Matteo Renzi, y a Tusk a mantener reuniones el lunes en Berlín. Al mismo tiempo se mostró convencida de la fortaleza del bloque pese a la partida de los británicos. "La Unión Europea es lo suficientemente fuerte como para encontrar las respuestas correctas a lo que ha ocurrido". Los ciudadanos deben poder sentir en concreto "lo mucho que la Unión Europea contribuye a mejorar su vida personal", añadió.

Las crisis financieras, la avalancha de refugiados así como el desempleo y la mala situación económica en varios países ya suponen la más dura prueba a la que se enfrenta la UE desde su creación. A ello se suma en los últimos meses el fortalecimiento de las fuerzas populistas de derecha, críticas con Europa. Estos partidos recibieron el desenlace del referéndum con júbilo y aprovecharon la ocasión para reclamar en sus propios países, entre ellos Francia y Holanda, la celebración de consultas similares a la del Reino Unido. El líder derechista británico Nigel Farage dijo visiblemente satisfecho: "La UE fracasa, la UE está muriendo".

La salida de la UE también trae consigo el peligro de una desintegración del propio Reino Unido. En Escocia e Irlanda del Norte, el resultado del referéndum refuerza la posición de los independentistas que aspiran a abandonar el Reino Unido y que quieren permanecer en la UE. La mayoría de los escoceses y norirlandeses votaron en contra de una salida de la Unión. La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, anunció que Escocia luchará por permanecer en la UE y por ello comenzará a prepararse para un nuevo referéndum sobre una eventual independencia de Reino Unido.

La afluencia a las urnas se situó en el 72,2 por ciento. Un total de 46,5 millones de electores se registraron para poder participar en la consulta. Unos 17,4 millones votaron a favor del "Brexit", mientras que unos 16,1 millones votaron en contra.

La UE perderá con la salida del Reino Unido a una de las principales capitales financieras del mundo, Londres; a su segunda economía y al país con la tercera población más grande de Europa. Además, Reino Unido es, junto con Francia, una potencia nuclear y miembro permanente del Consejo de Seguridad

El gobierno británico reaccionó llamativamente relajado a la presión de los líderes de la UE para tomar decisiones rápidamente. "No hay necesidad de establecer un calendario inmediato", señaló Cameron. "Según Cameron, es su sucesor, quien asumiría en octubre, quien debe decidir cuándo hacer uso del artículo 50 del Tratado de Lisboa para salir del bloque. Los nombres que se barajan como posible sucesor de Cameron son, entre otros, los del ex alcalde de Londres Boris Johnson, el ministro de Justicia Michael Gove y el secretario de Hacienda George Osbourne.

Comentarios