Edición Impresa
Lunes 22 de Febrero de 2016

El regreso de un ex gobernador

Hacía demasiados años que el senador nacional no aparecía por la Gobernación de Santa Fe.

Hacía demasiados años que el senador nacional no aparecía por la Gobernación de Santa Fe. Y en el medio fueron  varias las convocatorias de los gobernadores de turno para que los legisladores nacionales se reúnan en la Casa Gris o en la delegación de Rosario. Pero Carlos Reutemann no dio señales de estar interesado. Ni en la última gestión de Jorge Obeid ni en los mandatos de Hermes Binner y Antonio Bonfatti se lo vio por los despachos oficiales que supo comandar. Pero ayer rompió la racha al participar de una reunión convocada por el actual mandatario Miguel Lifschitz. En los pasillos de Gobernación lo llaman “el renacido”.

El Pájaro y un millonario

El Pájaro Gómez es un hombre habituado a las exigencias de ser una celebrity local. Cada vez que concurre a algún lugar de moda de la noche rosarina no pasa desapercibido y suele ser centro de atracción para los flashes de los teléfonos celulares de quienes se acercan para inmortalizar el encuentro. Sin embargo, el pasado fin de semana le surgió un competidor inesperado en un bar de la zona de los silos Davis. Al hombre en cuestión no es común verlo por la noche rosarina, y venía pasando bastante desapercibido hasta que algún fanático de River lo identificó y tomó la iniciativa de pedirle la primera foto. No era otro que el presidente del club millonario, Rodolfo D’Onofrio, quien intentaba relajarse un poco en la previa del partido ante Central mientras los jugadores concentraban. A partir de ese momento, el dirigente no dejó de atender cada uno de los pedidos que los y las concurrentes al lugar le hacían. A unos metros, el cantante de Vilma Palma e Vampiros observaba la situación y conversaba con sus amigos, algo más tranquilo que lo habitual.
 
La vuelta de una leyenda

Y hablando de rock vernáculo, los “connoisseurs” de la escena local elogiaron de manera tan unánime como contundente el regreso a las pistas de una banda legendaria como fue Punto G. De la mano del inoxidable Coki De Bernardi, el combo que despertó la admiración masiva en los ochenta y noventa sacudió el Anfiteatro. A ver si la historia no se detiene allí.

Comentarios