Policiales
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

El recuerdo de otra luchadora

El 20 de noviembre de 2014 Norma Beatriz Bustos atendió el llamado del timbre del humilde quiosco que tenía en su casa de Pavón al 4600, en el barrio La Bajada.

El 20 de noviembre de 2014 Norma Beatriz Bustos atendió el llamado del timbre del humilde quiosco que tenía en su casa de Pavón al 4600, en el barrio La Bajada. Entonces un joven que ocultaba su rostro con un casco de motociclista le gatilló tres veces matándola en el acto.

Norma se había transformado en una referente entre los familiares que luchaban por Justicia para sus hijos, víctimas de la violencia narco. Una lucha que la expuso públicamente. Mucho de su militancia derivó en que los hermanos Milton y José Damario fueran procesados como autores del crimen de su hijo, Lucas Espina, ocurrido el 27 de enero de 2013. "A mi no me importa que me maten, si ya lo perdí todo. Me mataron a mi hijo, se murió mi marido, ¿qué más me pueden sacar? Ya estoy vacía", dijo. "Pero quiero que los que mataron a mi hijo se pudran en la cárcel. Si el infierno existe, yo vivo en el infierno desde que me mataron a mi hijo". Norma tenía 53 años.

Comentarios