Edición Impresa
Sábado 22 de Febrero de 2014

El recuerdo de la maestra poeta y el canto a Ivanissevich

Estela de Carlotto rescata la vocación de sus docentes de primaria. También cuando protestaron contra el ex ministro.

De tercero a sexto grado, Estela de Carlotto cursó sus estudios primarios en una escuelita de Tolosa, en La Plata. De allí, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo recuerda con cariño las enseñanzas de su maestra de quinto, Sara del Carmen Ugazzi.

“Por suerte tuve buenas maestras, porque hay algunas que parece que no tienen paciencia ni vocación. Y esta maestra era muy justa, buena enseñante y poetisa. Y como a mí me gustaba escribir poesía, le llevaba los versitos de Sarmiento, San Martín, Belgrano, la patria y la guerra, porque en el ’45 estábamos mirando lo que pasaba en Europa”, rememora sobre esa educadora que la marcó para toda la vida.

Todavía hoy conserva aquellas poesías infantiles que su maestra de quinto le corregía. Las guarda junto al libro “Momentos de vida”, escrito por la propia Sara del Carmen, al que guarda “como un tesoro”.

El canto a Ivanissevich. Los estudios secundarios Estela de Carlotto los cursó en el Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, en La Plata. Allí se recibió de bachiller con título de maestra en 1950. En rigor, debió haber terminado un año antes los estudios, pero durante la gestión de Oscar Ivanissevich como ministro de Educación se cambiaron los planes y esto la obligó a estudiar hasta sexto año.

Allí aparece otra anécdota cuando en disconformidad con esta medida, Estela fue con varias compañeras de distintas escuelas de La Plata a protestar hasta las puertas del ministro Ivanissevich: “Me acuerdo de que como era medio payasa hice una canción muy tonta contra el ministro. En aquella época había una canción conocida que se llamaba «Oh, señor Colón», entonces le cantamos: «Oh, señor Colón, Ivannisevich puso el sexto año, pero fue un gran desengaño, fuimos a pedir que lo suprimiera, y nos contestó: maestra no es cualquiera»”.

“Ivanissevich era un tipo que tenía una cara de buitre terrible. Nos dijo que fuéramos a estudiar, que era nuestra obligación. Lo hicimos, pero fue un año perdido”, agrega Estela. Años después, en 1974, el ex ministro de educación del primer peronismo volvería a ocupar el cargo ya con Isabel Martínez en el poder.

Comentarios