Mónica Fein
Sábado 27 de Agosto de 2016

El reclamo en medio del temor a la exposición

Cuando LaCapital se acercó ayer a las 9.30 en busca de datos del atraco, Roberto regresaba a su casa en auto desde el hospital acompañado por una hija. Su esposa y otros de sus hijos salieron a la vereda llorando y lo abrazaron mientras el hombre temblaba. Con la voz entrecortada se negó respetuosamente. al igual que su familia, a hacer declaraciones.

Cuando LaCapital se acercó ayer a las 9.30 en busca de datos del atraco, Roberto regresaba a su casa en auto desde el hospital acompañado por una hija. Su esposa y otros de sus hijos salieron a la vereda llorando y lo abrazaron mientras el hombre temblaba. Con la voz entrecortada se negó respetuosamente. al igual que su familia, a hacer declaraciones.

Con una venda que envolvía su cabeza y la ropa ensangrentada, estaba shockeado. "Nos dijeron que saben todo de nosotros, horarios, trabajo. Por favor, no nos saquen fotos, ni al frente de la casa", pidió una hija de Roberto por temor a las secuelas que pudiera acarrear la exposición.

Sin embargo, el empresario de 62 años se soltó un instante de los brazos de su familia, dirigió la mirada al cronista y pidió: "Poné una sola cosa por favor. Que (la intendenta) Mónica Fein no diga más que están haciendo cosas por nosotros, porque no hacen nada".

En una recorrida por el tradicional Saladillo, los vecinos valoraron la tranquilidad de sus calles y el espíritu solidario que aún persiste. No obstante, admitieron que ante la problemática de la seguridad pública optaron por instrumentar un sistema de alerta telefónica comunitaria para avisar cuando salen o entran de sus viviendas mientras el resto está atento a cualquier movimiento sospechoso.

Comentarios