Cartas de lectores
Martes 11 de Octubre de 2016

El que las hace las paga

Cuando leo diarios, revistas, o miro TV, con mentiras cotidianas, con ex funcionarios que fueron cómplices en la corrupción y dando clases sobre economía o inflación, como si fueran inocentes y honorables ciudadanos, me produce malestar.

Cuando leo diarios, revistas, o miro TV, con mentiras cotidianas, con ex funcionarios que fueron cómplices en la corrupción y dando clases sobre economía o inflación, como si fueran inocentes y honorables ciudadanos, me produce malestar. Analizo el tema, sin entrar a comentar, sobre la asociación ilícita que padecimos durante 12 años. Pienso en una casa, hogar constituido por padres con sus cuatro hijos, una abuela, un perro, una tortuga. Familia medianamente feliz, con las discusiones normales de familia. Pero un día, por problema de trabajo, el señor dueño de casa comienza a ir al bar, con amigos, para olvidar penas, comienza a beber. Al principio, como estaba en buena posición, los gastos en alcohol no se notaban. Desgraciadamente, el alcoholismo, como el juego, destruyen a muchas familias. Cuando se dieron cuenta, la familia estaba endeudada, el señor había sacado préstamos, hipotecó su casa, el peligro del remate, nadie había tomado en cuenta que el peligro estaba a la vuelta de la esquina. La madre tomó el mando, ajustó todos los gastos, mandó a su marido a Alcohólicos Anónimos, hizo que el gas y la luz, se usaran sin despilfarro. Lentamente, con una economía de guerra fue sacando a la familia del pozo en que habían caído. No fue fácil recuperarse. La unión de toda la familia les permitió emerger. Muchos vecinos que envidiaron su antigua bonanza, se reunían para criticar a la familia que se recuperaba. Escribían en las paredes, varias veces les tiraron piedras, rompiendo algún vidrio. Pero la familia, salió triunfante de la prueba que el destino les hizo vivir. Así veo a mi país, lo destruyeron, ahora pretenden que en pocos meses se recupere. Los delincuentes que participaron en la destrucción ahora dan clases de cómo reconstruir, con gran soberbia, con cara de inocentes. Siempre existe una justicia divina, no sé cómo funciona, pero siempre se cumplió. "El que las hace, las paga". Tengamos fe.

Carlos A. Borisenko / DNI: 4.340.294

Comentarios