Edición Impresa
Sábado 04 de Septiembre de 2010

El pueblo que ahora tiene una calle con nombre de mujer gracias a los chicos

Trabajaban en un proyecto escolar sobre las mujeres y el Bicentenario cuando se dieron cuenta de que en su pueblo ninguna de las calles llevaba nombre de mujer. Se lo hicieron saber al presidente comunal, quien se dispuso enseguida a reparar esa falta: en octubre será inaugurada la remodelación del principal paso peatonal de la comunidad, que se denominará Juana Azurduy. Los impulsores de esta experiencia son los chicos de 4º y 5º grados de la Escuela Nº 6.029 José Pedroni de Berabevú, y sus maestras.

Trabajaban en un proyecto escolar sobre las mujeres y el Bicentenario cuando se dieron cuenta de que en su pueblo ninguna de las calles llevaba nombre de mujer. Se lo hicieron saber al presidente comunal, quien se dispuso enseguida a reparar esa falta: en octubre será inaugurada la remodelación del principal paso peatonal de la comunidad, que se denominará Juana Azurduy. Los impulsores de esta experiencia son los chicos de 4º y 5º grados de la Escuela Nº 6.029 José Pedroni de Berabevú, y sus maestras.

Las bicicletas apostadas a la entrada de la escuela son un anticipo del clima en que aprenden los 220 alumnos que van desde el 1º al 7º grados de la única primaria de Berabevú (ubicada a unos 150 kilómetros al sudoeste de Rosario).

Es una de las llamadas "escuelas Evita", por la época histórica en la que fue construida. Ocupa una manzana, con amplias galerías, salones luminosos, espacios para juegos, canchita de fútbol y muchos árboles y plantas. Hasta un retoño del pino de San Lorenzo da la bienvenida en la entrada. Todo lleva a confirmar que es una escuela digna para atender a la infancia.

Al final de una de las galerías está el salón de música, adornado con carteles, muñecas y apuntes que intentan resumir las distintas miradas de un mismo proyecto: "Mujeres argentinas: la otra cara de la historia", en el que trabajan desde mayo pasado los 4º y 5º de los dos turnos

Palabra maestra

Viviana Bernal es una de las maestras que movilizaron esta experiencia. Dice que la tarea se inició por el Bicentenario de la patria y con la clara intención de "revalorizar el rol de la mujer en la historia y cómo evolucionaron sus derechos". Junto a ella están Daniela Di Rico, Lorena Ballarini y Verónica Gastre —trabajaron codo a codo—, y la vicedirectora Alicia Selak.

La lista de mujeres elegidas se hizo larga, la acotaron y los chicos leyeron y se sorprendieron con las biografías de Juana Azurduy, Macacha Güemes, Mariquita Sánchez, Encarnación Ezcurra, Manuelita Rosas, Juana Manso, Lola Mora, Rosario Vera Peñaloza y Eva Perón.

Una conversación llevó a la otra y se dieron cuenta de que ninguna de las calles del pueblo —de 2.600 habitantes— tiene el nombre de una mujer. La idea de cubrir esa falencia no tardó en armarse. Lo primero fue una votación. "Me gustó Juana Azurduy porque peleó en el ejército", dice Lucio Bonessa, uno de los chicos que ilustró un retrato de la heroína del Alto Perú. Emilce Scabini coincidió con él: "Fue muy valiente y murió pobre y olvidada".

En cambio, Rocío Bellini se inclinó por Eva Perón, "porque luchó por los derechos femeninos". También Yamila Ramírez dio el mismo voto porque "fue muy valiente al estar en cosas de la política y apoyó a su marido en la presidencia".

En cambio, a Agustín Suárez lo conmovió la firmeza de Mariquita Sánchez, "que peleó por su amor, tanto que llegó a pedirle al virrey no casarse con quien no amaba". Para Catalina Bellini la mejor fue Macacha Güemes, "es que —dice— ayudaba mucho a los necesitados". Y para Matías Lorenzino fue difícil decidirse entre "Rosario Vera Peñaloza, que trabajó por los jardines de infantes, y Alicia Moreau, que luchó por los derechos humanos".

Otro de los chicos, Joaquín Yagante, contó que los votos se inclinaron por la caudilla del Alto Perú. De ahí en más discutieron el proyecto, lo escribieron y se entrevistaron con el presidente comunal, David Reniero. Ahora, en poco tiempo, Juana Azurduy será el nombre del paseo peatonal principal del pueblo.

Una de las nenas de 5º grado, Karina Cogo, describió acertadamente el impacto de la iniciativa: "Fue muy linda esa visita porque el presidente comunal nos recibió en el salón de conferencias, nos escuchó y aceptó la propuesta. Cuando se inaugure será un día especial para todos, quedará para la historia de nuestro pueblo".



 

Comentarios