El Mundo
Jueves 20 de Octubre de 2016

El PSOE consolida la abstención, que abrirá paso a Mariano Rajoy

El socialismo español se dirige a una casi segura aprobación de la postura mayoritaria en el partido, que es dar la abstención parlamentaria que permitirá formar gobierno a Mariano Rajoy y el PP y así cerrar un período de inestabilidad política que lleva ya diez meses.

El socialismo español se dirige a una casi segura aprobación de la postura mayoritaria en el partido, que es dar la abstención parlamentaria que permitirá formar gobierno a Mariano Rajoy y el PP y así cerrar un período de inestabilidad política que lleva ya diez meses. La mayoría de los críticos del PSOE respetarán la disciplina de voto si el comité federal decide la abstención en la decisiva reunión de este órgano el próximo domingo. Según analiza el diario El País, esta situación permite a la "gestora", la comisión que dirige el partido desde la renuncia forzada del secretario general Pedro Sánchez, afrontar con tranquilidad la reunión del comité y la posterior sesión parlamentaria. En la negativa a dar paso al gobierno de Rajoy se mantienen los diputados catalanes, de islas Baleares y otros tres o cuatro parlamentarios, sobre un total de 85. El presidente de la gestora, Javier Fernández, reconoció que su partido se mueve entre opciones "todas malas", pero la peor sería volver a las urnas.

El PSOE es espoleado por el izquierdista Podemos para evitar la investidura de Rajoy, y ayer hubo un episodio de violencia que parece vinculado a esta tensión entre ambos partidos (ver aparte). Los pronunciamientos de los diputados críticos a favor de respetar la decisión de la mayoría en el comité federal del próximo domingo aliviaron la tensión que vive el partido y que se prolongará hasta la votación en el Congreso, la semana que viene, de la investidura de Rajoy. La novena reunión del principal órgano del PSOE entre congresos desde las elecciones del 20 de diciembre de 2015, coincide con la fecha que Pedro Sánchez había elegido para que los afiliados votaran una nueva secretaría general.

Un diputado vasco y Margarita Robles, número dos de la lista de Sánchez, se mostraron críticos en la reunión de bancada en el Senado. También se desmarcó un diputado del socialismo catalán, pero fueron la excepción. De las 17 intervenciones, 14 marcaron la aceptación de la abstención.

La preocupación de la gestora era la disciplina de voto. "Nada más indeseable para el conjunto de los socialistas que, además de la bronca abierta en todo el partido se ponga de manifiesto la ruptura de las reglas internas y casi eternas del PSOE", comenta El País. Ni libertad de voto ni aceptación de la indisciplina, repiten en la gestora como reglas inalterables. A punto parecen estar de conseguirlo, con algunas excepciones.

Comentarios