El Mundo
Viernes 26 de Agosto de 2016

El presidente Santos anunció el alto el fuego definitivo con la guerrilla de las Farc

Regirá desde el lunes tras casi cuatro años de difíciles negociaciones en Cuba. "Se termina así el conflicto armado", enfatizó el presidente

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció ayer que ordenó a las fuerzas armadas el alto el fuego definitivo frente a las Farc a partir del próximo lunes, como consecuencia del acuerdo de paz anunciado el miércoles. "Con lo que sucedió ayer (miércoles), quiero informarles a los colombianos que como jefe de Estado y como comandante en jefe de nuestras fuerzas armadas, he ordenado el cese el fuego definitivo con las Farc a partir de las cero horas del próximo lunes 29 de agosto. Se termina así el conflicto armado con las Farc", dijo Santos.

El mandatario hizo el anuncio al momento de entregar al presidente del Senado, Mauricio Lizcano, el texto del acuerdo final de paz al que llegaron las partes tras casi cuatro años de negociaciones en La Habana. Los delegados del gobierno y las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) hicieron la prefirma del acuerdo en una ceremonia cumplida en la capital cubana.

Santos dijo desde el comienzo de la negociación que los colombianos tendrían la última palabra a través de un plebiscito por la magnitud del proceso de paz, mecanismo que nunca se aplicó en el caso de otras negociaciones efectuadas desde los años 90 que terminaron con la desmovilización de grupos guerrilleros. El mandatario entregó el texto del acuerdo a Lizcano, pues las normas exigen que el Congreso debe estar enterado de las razones por las que es convocado un plebiscito.

Santos, acompañado por su esposa e hijos, llevó el texto del acuerdo bajo el brazo en unas hojas adornadas con los colores de la bandera de Colombia. La corta distancia entre el frontis de la Casa de Nariño (palacio de gobierno) y la parte trasera del Capitolio nacional (sede del Congreso) fue recorrida por Santos por largos minutos, pues se detuvo a saludar a varias de las cerca de 400 personas que lo acompañaron en el recorrido. A la ceremonia informal asistieron delegados de organizaciones sociales, campesinas e indígenas que respaldan el proceso de paz.

Al llegar a unas escaleras que conducen al Capitolio nacional, Santos se saludó con Lizcano y el presidente de la Cámara de Representantes, Miguel Pinto, a quienes entregó el texto del acuerdo y les dirigió unas cortas palabras. El mandatario afirmó que el haber llegado a un acuerdo con las Farc es un "hecho histórico que cambiará la faz de Colombia para bien". Asimismo, dijo que cumplía con el requisito de informar al Congreso sobre los acuerdos, con el propósito de poder convocar a los colombianos a un plebiscito que se realizará el 2 de octubre.

Obligación moral. Santos recordó que no estaba obligado por ley a someter el acuerdo a un plebiscito, pero que prefirió proceder esta vez así por la magnitud de la negociación con las Farc. "El plebiscito se realizará el 2 de octubre, el día del nacimiento de Gandhi", dijo Santos, tras lo cual los asistentes al acto aplaudieron con fuerza. El líder pacifista indio nació el 2 de octubre de 1869. "Soy consciente de que no tenía esa obligación legal (de convocar el plebiscito), pero tenía una obligación moral porque creo que el pueblo debe tener la última palabra. Será el pueblo el que diga si quiere la paz. La paz siempre es mejor que la guerra", dijo. Acto seguido, el mandatario hizo el anuncio sobre su decisión de ordenar a las fuerzas armadas el alto el fuego con las Farc y regresó al palacio presidencial en medio de la multitud. Santos había dicho que solamente ordenaría el alto el fuego contra las Farc cuando el proceso de paz llegase a la etapa de los acuerdos finales.

Las Farc declararon un alto el fuego unilateral en julio de 2015, por lo que desde entonces la confrontación armada entre ese grupo y los organismos de seguridad del Estado virtualmente desapareció.

Tras el final de las negociaciones, resta que las partes definan la fecha y lugar donde se hará la firma solemne del acuerdo de paz por parte de Santos y Rodrigo Londoño, alias "Timochenko" o "Timoleón Jiménez", el máximo líder de las FARC.

El grupo guerrillero se comprometió a que después de la firma de la paz concentrará a sus cerca de 8.000 miembros en 31 lugares específicos para preparar su desarme y reincorporación a la vida legal, en un proceso que se prolongará por medio año y que será supervisado por la ONU.

Beneplácito mundial. El fin del conflicto fue celebrado por las más importantes organizaciones internacionales, gobiernos de diversos países y líderes políticos de todos los continentes, de los cuales surgieron declaraciones de apoyo y votos para que Colombia consiga una paz duradera. Argentina felicitó ayer al gobierno y al pueblo de Colombia por el acuerdo "que pone fin a un doloroso conflicto de más de cinco años". "El acuerdo definitivo constituye un paso histórico que contribuirá a traer prosperidad no sólo a Colombia sino también a toda la región, consolidándola como una zona de paz", destacó un comunicado de la Cancillería argentina.

Los gobernantes de la mayoría de los países de América latina, la ONU, la OEA, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la aspirante a la Casa Blanca Hillary Clinton, las administraciones de las potencias europeas, la Cruz Roja Internacional, organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos, entre otros, emitieron sus pronunciamientos de salutación. Dentro de Colombia, el ex presidente conservador Alvaro Uribe (2002-10) reaccionó con cautela y dijo que emitirá su opinión, cuando termine de leer "con calma" los textos de los acuerdos.

Comentarios