Edición Impresa
Viernes 30 de Septiembre de 2011

El premio que entusiasmó a los chicos a valorar la escuela

Participaron en un concurso de dibujos que los invitaba a reflexionar sobre las adicciones y fueron distinguidos

Hasta mitad de año la asistencia a clases de Natanael era con mucho esfuerzo. Cada tanto faltaba para trabajar con su padre que es pintor. “La necesidad”, la nombran a esta realidad que atraviesa a muchos adolescentes. Pero la escuela fue más fuerte en esta historia. Y si algo faltaba para terminar de retenerlo fue haberse enterado que había sido premiado en un concurso de dibujos en el que participaron 450 estudiantes de la provincia. Otros dos compañeros de clase también fueron reconocidos. Todos agradecen que se les haya valorado el “esfuerzo”.

Diego Guzmán, Natanael Palma y Lucía Tomassone son alumnos de la Escuela Secundaria Nº 546, de San Lorenzo al 8100 y creada a partir de la Primaria Gabriela Mistral Nº 1.080. Los tres fueron galardonados con un primer y terceros premios, respectivamente, en el Certamen de Dibujo y Cuento Moisés Lebensohn, que organiza el Partido Generación para un Encuentro Nacional (GEN) desde hace cuatro años.

“Las adicciones en nuestra sociedad” fue el tema de este año y sobre el que los promotores de esta iniciativa invitaron a los chicos de escuelas secundarias y jóvenes universitarios a participar. Una problemática que los mismos docentes valoran como más que esencial debatir en las aulas.

Arte y técnicas. La profesora de dibujo Andrea Zuliani Belluschi repasa cada paso dado antes de llegar al momento del trabajo final de sus alumnos. “Miramos libros, leímos y conversamos sobre el tema del concurso, buscamos en distintas fuentes y hasta estudiamos sobre el cuerpo humano”, dice a manera de síntesis.

Un rápido repaso por los distintos trabajos que los chicos de la 546 (no sólo de los premiados) permite comprobar que la hora de dibujo es una clase muy valorada. Se advierten no sólo el manejo de distintas técnicas, sino hasta estilos de dibujos inspirados por ejemplo en la obra de Dalí.

“Además la escuela nos apoya mucho, nos compra los materiales que necesitamos para trabajar”, cuenta Andrea y alude así a tizas de colores profesionales, carbonillas y grafitos para poder expresarse.

Diego Guzmán ganó el primer premio de su categoría. Dibujó con carbonillas un hombre encerrado en una caja de cigarrillos. Los cigarros hacían de rejas. “No me tenía mucha fe”, dice para luego contar la sorpresa con la que recibió el premio: “Fue mi papá el que me dijo que me habían llamado por el concurso. Al principio no le creí. Ahora estoy muy contento, es bueno que valoren lo que hacemos, nuestro esfuerzo”.

El que se tenía más fe es Natanael Palma. Según reconoce la profesora de dibujo “tiene una habilidad propia para el dibujo”. Imaginó un muchacho portando una pesada mochila y con un pulmón muy pequeño que llevó a la hoja con grafitos. “Me avisó una amiga y me puse recontento con el premio”, cuenta feliz.

Lucía Tomassone llegó a la escuela este año. Confiesa que está sorprendida con la importancia que le dan a la hora de dibujo, y que en poco tiempo aprendió sobre historia y técnicas de arte más de lo que imaginaba. Para el trabajo premiado usó tizas de colores, con las que dibujó una gran botella de alcohol inclinada, cigarros y una cara de fondo. “Me re emocioné cuando me enteré del premio”, expresa.

Reconocimientos. Los premios del certamen provincial fueron entregados a mediados de septiembre en la Sede de Gobierno de la UNR. Allí estuvo la directora organizadora de la Secundaria 546 Stella Maris Turturici y comenta que también se emocionó: “El reconocimiento es importante para la escuela, pero más para los chicos, porque es su vida personal la que crece, y la sociedad que les da un lugar”.

A esta secundaria asisten 180 alumnos. Es una linda escuela, se percibe trabajo y se reconocen más de una estrategia de retención para que los pibes no se vayan de las aulas. Las netbooks en el banco de cada chico es una. La participación y reconocimiento de lo que hacen es otra.

Hacia el final, la directora admite que el tema de la convocatoria al concurso interesó mucho a nivel institucional, porque es una preocupación de todos los docentes y escuelas en general: “Se pierden chicos de las aulas por las adicciones”.

En el concurso participaron 450 estudiantes de 50 instituciones educativas de Santa Fe. El jurado estuvo integrado por la ex secretaria de Cultura municipal, Marina Naranjo; el presidente de la Federación de Cooperadores Escolares, Gustavo Mogues; el periodista Carlos del Frade y el diputado nacional del GEN Fabián Peralta. Además la actividad contó con el apoyo del senador provincial Juan Carlos Zabalza. Los ganadores recibieron diplomas y becas que oscilaron entre los 150 y los 750 pesos, según los premios.

Más premios. El IV Certamen “Moisés Lebensohn” fue sobre cuentos y dibujos, reconoció distintas categorías divididas por las edades de los participantes. En dibujos y jóvenes de más de 18 años se premió a Romina Velázquez (Técnica 625); Nair Alegre (Liceo Avellaneda); Guillermo Roselli (Humanidades UNR) y Elam Ragona (Liceo Avellaneda).

En la categoría que comprende a los que tienen entre 16 y 18 años, se premió a Diego Guzmán (Escuela 546); Romina Celada (Zona Oeste); Nicolás Morales (Técnica 625); Daiana Hidalgo (Escuela 251).

En tanto que los ganadores de la categoría que tienen entre 12 y 15 años, fueron: Magalí Sarraquigne (Birgadier López); Lía Tissandie (Liceo Avellaneda); Lucía Tomassone (Escuela 546), Pablo Cuello (Técnica 550 Granadero Baigorria).

Comentarios